Peligra invicto de los Panthers en su visita a los Cowboys

ETIQUETAS

La duodécima semana de la temporada 2015 de la NFL se pone en marcha este jueves con tres partidos como parte de la celebración del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, entre los que destaca la visita de los invictos Panthers de Carolina a los Cowboys de Dallas, que con el regreso de su quarterback estelar, Tony Romo, buscarán otra victoria que les devuelva las esperanzas de avanzar a los playoffs en la Conferencia Nacional (NFC). La visita de los Eagles de Filadelfia a los Lions de Detroit y el clásico de la división norte de la NFC entre los Packers de Green Bay y los Bears de Chicago completan la jornada de media semana.

INVICTO EN PELIGRO

Los Cowboys (3-7), que perdieron los siete partidos que jugaron durante la ausencia de Romo por una fractura en la clavícula, llegan motivados tras imponerse en Miami a los Dolphins por 24-14, resultado que avivó sus esperanzas de avanzar a la postemporada dentro de una inconsistente división Este de la NFC, donde están apenas dos juegos abajo del líder Giants de Nueva York.

Los Panthers, por primera vez en su historia con marca de 10-0, debutarán en partidos del Día de Acción de Gracias, de los que Dallas es pionero y uno de los equipos más exitosos con récord de 29-17-1, tras ganar seis de sus últimos nueve encuentros de este tipo. Carolina llega tras apalear 44-14 a los Redskins de Washington, en un duelo donde su quarterback, Cam Newton, igualó la marca de más pases de touchdown en un solo juego con cinco.

Curiosamente, Romo es el único quarterback en la historia de la liga con dos triunfos sobre conjuntos con foja de 9-0 o mejor, luego de vencer a Indianápolis (9-0) en 2006 y Nueva Orleáns (13-0) en 2009. Además, está invicto (4-0) frente a los Panthers.

GRANDES DECEPCIONES

La visita de los Eagles (4-6) a los Lions (3-7) marca el encuentro de dos de las franquicias que más han decepcionado esta temporada, ya que se esperaba que ambas estuvieran en la lucha por un lugar en los playoffs a estas alturas del año y no sufriendo por alcanzar la marca de .500.

El experimento del entrenador Chip Kelly de transferir a varias de las estrellas de la temporada anterior ha sido un desastre y la lesión del quarterback titular Sam Bradford, de quien aún no está claro si abrirá este partido, sólo empeoró las cosas, tal y como quedó claro la semana anterior al ser humillados en casa 45-17 por los Buccaneers de Tampa Bay.

Los Lions, pese a no sufrir lesiones mayores, no han estado mucho mejor y ocupan el sótano de la división norte de la NFC, en una campaña en la que la expectativa mínima era regresar a la postemporada, a la que avanzaron un año atrás como equipo comodín. La semana anterior, también como locales, superaron 18-13 a los Raiders de Oakland, gracias a un touchdown en carrera de cinco yardas de Matthew Stafford, ya en el último cuarto.

Stafford busca su cuarto partido consecutivo de 300 o más yardas por pase en Día de Acción de Gracias, fecha en la que los Lions, pese a ser uno de los participantes perenes, tienen marca perdedora de 35-38-2, siendo una de esas derrotas ante Filadelfia, por 12-0, en 1968, última vez que chocaron en el tradicional día de celebración estadounidense.

FEROZ RIVALIDAD

Por la noche, la rivalidad más antigua de la NFL vivirá su partido 192, cuando los Packers (7-3) jueguen por primera vez como locales en Día de Acción de Gracias desde 1923, nada menos que ante los Bears (4-6), a los que han vencido en seis de sus últimas siete entrevistas en el Lambeau Field.

Green Bay rompió una racha de tres derrotas consecutivas al derrotar la semana pasada a domicilio a los Vikings de Minnesota por 30-13, en un duelo donde su criticada defensa logró seis capturas de quarterback por tercer juego en fila, estadística que no debe gustarle al pasador de Chicago, Jay Cutler, quien ha sido derribado 18 veces — además de interceptado en 12 ocasiones — en sus cuatro visitas a los Packers, en las cuales no ha ganado para poner su marca total contra este rival en un pobre 1-11.

Mención aparte merece el homenaje que Green Bay le tributará al medio tiempo a su ex quarterback, Brett Favre, de quien retirarán su número '4'. Favre, quien jugó 16 temporadas con los Packers, es junto con el también ex pasador, Bart Starr, el jugador que más años vistió los colores verde y amarillo del equipo, además de ser poseedor de la marca de más partidos jugados de manera consecutiva en la NFL con 253. El longevo mariscal de campo condujo a Green Bay a la conquista del Super Bowl XXXI, que significó el tercero en la historia de la franquicia y el primero desde 1968.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida