En paz con Armstrong, Contador se concentra en los demás

SION, Suiza (AP). Las tensiones con Lance Armstrong se han desvanecido, así que el español Alberto Contador centra su objetivo en mantener a raya a los rivales de otros equipos que podrían arrebatarle el liderato en el Tour de Francia.

Con la mira puesta a un segundo título en la ronda gala, el ciclista español de 26 años trazó durante el descanso de hoy lunes su plan de ataque para los siguientes días, luego que el domingo se enfundó la casaca amarilla de líder gracias a su triunfo en la primera etapa alpina.

Contador, campeón del Tour 2007, señaló que la delantera que ha sacado sobre sus perseguidores "luce alentadora", pero advirtió que "esto aún no se ha terminado, nos queda una dura semana por delante".

Armstrong, el siete veces campeón del Tour y que regresó para la actual edición tras un retiro de tres años y medio, figura en el segundo puesto de la clasificación general, a 1 minuto y 37 segundo de su compañero en el equipo Astana.

Desbordado por el despliegue de fuerza de Contador en la 15ta etapa, el texano de 37 años consideró casi como una quimera el poder salir victorioso cuando el Tour culmine el domingo en los Campos Elíseos en París, y prometió ser un fiel escudero para Contador.

"Me dio su apoyo ayer y le creo", declaró Contador en una rueda de prensa en el hotel del equipo en la localidad suiza de Sion, cerca de donde el martes arrancará la 16ta etapa, en Martigny.

Armstrong no formuló declaraciones el lunes, aunque en su página en la red social Twitter destacó que salió a pedalear durante el día de descanso.

"Un día bonito aquí en Sion, Suiza. Muchos viñedos...", escribió.

Armstrong había expresado la semana pasada, luego que ambos corredores intercambiaron puestos en la clasificación, que existía "tensión" dentro del equipo.

Contador señaló que ya no hay vestigios de la misma.

"Se ha despejado bastante el nivel de tensión tanto en la mesa de cenar y en la carretera", dijo.

El español destacó que su máxima preocupación para la durísima semana final que se viene será el luxemburgués Andy Schleck, un corredor con excelentes dotes de escalador y que se encuentra quinto con un retraso de 2:26.

Otro rival peligroso es el británico Bradley Wiggins, cuyo fuerte son las etapas cronometradas y que ha demostrado buen desempeño en las escaladas de este Tour. Wiggins está tercero, a 1:46.

"Aún tengo una brecha pequeña sobre él, y es uno de mis principales rivales", dijo Contador. "Me convendría sacar más ventaja".

"Dormiría más tranquilo con una ventaja más grande", añadió. "Todo dependerá cómo se desarrollen las etapas. Si puedo aprovechar algunas situaciones (para aumentar la diferencia), lo haré".

La etapa del martes tendrá una distancia de 159 kilómetros. Saldrá de Martigny y tendrá meta en Saint-Maurice, Francia. Marcará la segunda de la tres etapas en los Alpes este año, e incluye dos puertos de montaña de 22 kilómetros, los de Grand-Saint-Bernard y Petit-Saint-Bernard.

Contador dice que el reto más duro será el miércoles con la 17ma etapa, una que incluye cinco ascensos, entre ellos los de Colombiere y Romme.

"Siempre te expones a un mal día, y los demás pueden atacar", dijo. "Pero mi función es no permitir que eso pase".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.