Con sacrificio, hondureños llegan a Sudáfrica

JOHANNESBURGO (AP) — Tras contraer una deuda que lo obligará a pagar 400 dólares mensuales por cuatro años —una parte importante de su sueldo— Alejandro San José logró el sueño que acariciaba desde hace mucho tiempo: apoyar a Honduras en el Mundial de Sudáfrica.

"Hice este sacrificio porque quiero estar presente cuando ganemos el Mundial", dice riendo el joven de 22 años, aunque ve desde el inicio el camino muy difícil con el duelo con Chile el miércoles en Nelspruit.

"Pero estamos seguros que sacaremos un buen resultado", afirmó.

San José es uno de unos 30 hondureños que llegaron el domingo a presenciar el primer entrenamiento abierto al público de su equipo, en el centro deportivo de Randburg, en las afueras de Johannesburgo. "El miércoles seremos como mil los hondureños que apoyaremos al equipo", aseguró.

No cree que los pobres resultados de Honduras en los amistosos previos al torneo tengan alguna importancia.

"Jugamos con reservas, los titulares los dejamos en la banca, y así dejamos que los chilenos crean que será solo un paseo, lo cual nos favorecerá porque vamos a ganar", sentenció.

A su juicio, todo dependerá si Honduras hace el primer gol, y "ahí, seguros que ganamos, pero si es Chile el que hace el primero, nuestros jugadores se van para abajo, no se recuperan, y perdemos".

Marilda Matta se declaró muy emocionada y feliz de haber podido viajar para apoyar la selección y tan confiada en que su equipo comenzará con el pie derecho, que indicó incluso el resultado: "ganamos 2-1".

Por su parte, Nelson Paguada también cree que a Honduras le irá bien y que se impondrá 1-0, "aunque los chilenos se sienten muy seguros, pero haremos lo que sea necesario para ganarlos".

"Honduras tiene una defensa fuerte, un centro campo con gran capacidad y un ataque creativo, y aunque nos hagan un gol, siempre seguiremos atacando porque estamos en el Mundial, no en las eliminatorias", opinó.

Rebeca Guirrecen vive un momento particular, reencontrarse con su gente y ver por primera vez a la selección de Honduras, donde nació, pero vive en Sudáfrica.

"Es algo muy emocionante y espero que mi país se haya preparado bien, que es por lo demás mi sensación, porque he visto sus partidos y creo que vamos a superar el turno", manifestó.

Ramón Cáceres vino con sus dos hijos pequeños, "a quienes se los prometí si Honduras se clasificaba. Me salió caro, pero cumplí mi palabra y creo que para ellos será una buena experiencia".

Señaló que, como Chile es un adversario difícil, "yo me iría contento del estadio con un empate".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.