Amsterdam y París acogerán 2 agencias de UE tras el Brexit

La Unión Europea regresó el lunes a sus raíces al elegir a ciudades de dos de sus miembros fundadores _Francia y Holanda_ para que sean sedes de agencias importantes que tendrán que salir de Gran Bretaña cuando esta nación se retire del bloque en 2019.

En votaciones tan reñidas que fueron decididas en desempates, los integrantes de la UE, salvo Gran Bretaña, eligieron a Amsterdam sobre Milán para que acoja la sede de la Agencia Europea de Medicamentos, y a París sobre Dublín, Irlanda, para que reciba a la Autoridad Bancaria Europea. Ambas agencias se ubican en Londres.

“En ambos casos requerimos desempates”, declaró el ministro estonio para asuntos de la UE, Matti Maasikas, quien presidió la reunión y en ambos casos efectuó la selección decisiva en un tazón transparente de gran tamaño.

Fráncfort, sede del Banco Central Europeo, sorpresivamente no logró ser una de las dos ciudades finalistas que competían por la Agencia Bancaria Europea.

La reubicación de ambos organismos, necesaria después del referendo para la salida británica de la UE, costará a Gran Bretaña más de 1.000 empleos directos, y más en indirectos.

El resultado del sorteo dejó un mal sabor de boca a algunos miembros nuevos de la UE ubicados en el este y el sur de Europa. Varios confiaban en que el beneficio de que los escogieran sería una señal del verdadero compromiso del bloque con sus miembros de la periferia.

Con la salida de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), Gran Bretaña perderá 890 puestos de trabajo de alto nivel que migrarán de Londres a Amsterdam, lo que redituará a Holanda más prestigio e impulso económico. La EMA es responsable de evaluar, supervisar y vigilar los medicamentos. La Autoridad Bancaria Europea, de 180 empleados y que se instalará en París, controla y supervisa el sector bancario en la UE.

Después de una intensa disputa por la agencia de medicamentos, Amsterdam y Milán tuvieron 13 votos cada uno el lunes. Estonia, que ocupa la presidencia rotatoria de la UE, rompió el empate con un voto tomado del cuenco. Copenhague terminó en tercer lugar, antes de Bratislava, Eslovaquia. Un solo país se abstuvo en la votación.

“Una postulación sólida derrotada apenas por un desempate. Qué burla”, declaró el primer ministro italiano Paolo Gentiloni en un tuit.

El ministro del Exterior de Holanda, Halbe Zijlstra, se mostró alborozado: “Es un resultado fantástico”, afirmó. “Muestra que tenemos capacidad para enfrentar el impacto del Brexit”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes