Análisis: Obama se compromete para obtener independencia

WASHINGTON (AP). En términos políticos el compromiso del presidente Barack Obama con los republicanos para reducir ciertas escalas fiscales tuvo como fin atraer nuevamente a los electores independientes cuyo respaldo necesitará para obtener la reelección en el 2012.

Y ello pese a que el acuerdo enfureció a su base más izquierdista; no existe una alternativa viable entre los demócratas para oponerse a su posible candidatura.

Quizá lo más probable es el desafío de un independiente _ el alcalde neoyorquino Michael Bloomberg, entre otros _ para llenar el vacío creado por la frustración del electorado con ambos partidos políticos y la decepción con un presidente que incumplió su promesa de alterar el funcionamiento de Washington.

Así llega el acuerdo de Obama con los republicanos y las críticas de los demócratas, intentado ofrecer nuevamente la imagen de un presidente pragmático que pone a la gente por encima de la política.

"Nunca lograremos hacer nada" si los demócratas no aceptan un compromiso y los más izquierdistas se aferran a posiciones ideales, dijo el martes Obama al defender el acuerdo con la oposición y rechazar las quejas de su partido de que cedió demasiado.

"La gente tendrá la satisfacción de adoptar una posición purista pero sin victorias para el pueblo estadounidense", dijo Obama. "Y podremos sentirnos cómodos con nuestra actitud y satisfechos con la pureza y dureza de nuestras intenciones". Y mientras tanto, el que pagará los platos rotos será el pueblo estadounidense, agregó.

"No puede ser eso la marca de lo que es ser un demócrata", advirtió.

Y con ello Obama comenzó a dar la apariencia de ser primero presidente, y segundo el líder del Partido Demócrata.

La actitud podría caer bien a los desilusionados votantes demócratas, de importancia crítica en su victoria del 2008 y volverán a serlo en el 2012.

No hay duda alguna que las reducciones fiscales serán uno de los temas centrales de la campaña electoral, aunque por ahora los republicanos con posibles aspiraciones a la Casa Blanca han mantenido un virtual silencio.

Conforme al acuerdo que debe aprobar aún el Congreso, las escalas fiscales de su predecesor George W. Bush y que expiran a fin de año serán prolongadas por otros dos para todos los estadounidenses, justo cuando entre en plena etapa la campaña electoral.

Obama prometió que "pelearé" para derogar esas escalas.

El mandatario quiso elevar los impuestos a los estadounidenses más pudientes; los republicanos insistieron en su extensión permanente. Al final, Obama aceptó una prórroga temporal y la oposición apoyar otra prórroga durante 13 meses de los beneficios por seguro de desempleo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes