Analistas: Republicanos se preparan para presentar nuevo plan

WASHINGTON (AP). A seis días de una mora en los pagos potencialmente desastrosa, los republicanos en la Cámara Baja parecían estar uniéndose el miércoles en torno a un plan en proceso del presidente de la cámara John Boehner para aumentar el tope de la deuda federal y ahorrar un billón de dólares en gastos del gobierno.

Pero la medida fue rechazada tanto por los senadores demócratas como por activistas del movimiento político Tea Party, un ejemplo claro de la política arriesgada a la que se enfrentan rumbo al acuerdo.

Tanto demócratas como republicanos trataron de adjudicarse la autoridad moral en unas negociaciones estancadas que han llevado a los mercados financieros al límite y han dejado que las acciones se desplomen.

Boehner, republicano por Ohio, tuvo que realizar ajustes a su plan luego que analistas independientes en la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) dijeron que ahorraría menos de lo esperado: cerca de 850.000 millones de dólares durante 10 años en lugar de los 1,2 billones que fueron prometidos originalmente. Los líderes conservadores del partido republicano planeaban someter a votación en la cámara el plan reajustado el jueves.

"Avanzamos en esa dirección en gran forma hoy", dijo el representante Mike Rogers, republicano por Michigan, sobre el plan de Boehner. Rogers y otros hablaron sobre cambios en el proyecto de ley que garantizarían que la reducción de gastos supere la autorización del aumento del tope de endeudamiento y sobre el hecho de que la cámara votaría en breve sobre un plan presupuestal balanceado.

El líder del bloque republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que solamente el plan de Boehner resolvería la crisis "de manera que nos permitirá evitar la mora de pagos sin tener que aumentar impuestos y al mismo tiempo nos permite reducir el montaje de la reducción de presupuesto".Pero el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, rechazó el plan de Boehner al considerarlo una medida de corto plazo que llevaría a la economía a territorios inestables. Agregó que la propuesta no recibiría un solo voto demócrata en el Senado, lo que lo condenaría al fracaso por ser meramente "un gran beso para la derecha".

"No son los demócratas quienes han pedido una solución a largo plazo", dijo Reid. "Es la economía. La economía misma lo ha exigido".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes