Aumento del crudo agravará estado de economía mundial

ROMA, 23 Abr 2008 (AFP) - Los países productores y consumidores de petróleo no son capaces de detener el ascenso vertiginoso de los precios a corto plazo, lo cual podría empeorar aun más la desaceleración de la economía mundial, según responsables del sector energético y expertos.

Los ministros de Petróleo de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y de los países consumidores reunidos en el Foro Internacional de la Energía que se celebró del 20 al 22 de abril en Roma, vieron pasar el barril de petróleo de 117 a 119 dólares sin decir palabra.

En la declaración final, los ministros se limitaron a manifestar su "preocupación" por el costo del crudo y advirtieron nuevamente que cuentan con recursos suficientes de petróleo y gas "para responder a las necesidades mundiales".

Desde que se inició la crisis financiera mundial, el petróleo y sobre todo las materias primas son objeto de especulaciones incontrolables para cubrir las pérdidas en la bolsa y la baja del billete verde.

El director general de la Agencia Internacional de Energía (AIE), el japonés Nobuo Tanaka, considera "posible" que el alza desenfrenada del precio del barril provoque una recesión económica, en un monento delicado debido a la crisis en Estados Unidos generada por los préstamos en el sector inmobiliario.

La AIE, que representa los intereses energéticos de los países consumidores, dejó de pedir a la OPEP que aumente la producción de petróleo, como lo hacía hasta hace un mes.

"El alto precio de petróleo no está relacionado con los suministros al mercado", aseguró el secretario general de OPEP, Abdalá el Badri, quien sostiene que aún si los países productores dejan de bombear el precio del petróleo no va a bajar.

Los países productores padecen presiones para que aumente la oferta a pesar de que la demanda resiste sorprendentemente a la escalada del crudo gracias al fuerte crecimiento de los países emergentes.

Una ganga para ellos, ya que obtienen excelentes ganancias y producen a pleno ritmo.

Para Lawrence Eagles, principal analista de la AIE, la OPEP está jugando un juego peligroso, ya que el excedente de producción, que sirve como "cojín de seguridad" del mercado petrolero "es demasiado frágil".

El ministro saudita Ali al Nuaimi, líder de la OPEP, comparte esa opinión: "Limitar la capacidad de excedentes (...) representa la mayor amenaza para el suministro de energía", afirmó el martes en Roma.

La capacidad de producción de excedentes de la OPEP pasó de 4 a 5 millones de barriles al día a inicios del 2000 a 2 millones de barriles al día actuales.

Para Eagles, si se registran accidentes graves, de carácter geopolítico o climático en los próximos meses o en caso de que la demanda sea más alta de lo previsto, las reservas de los países consumidores corren el riesgo de no ser suficientes para responder a las mayores necesidades del verano o del invierno.

La actitud "dura" de la OPEP, que no intenta bajar los precios, acelera el interés por la energía nuclear y por una política centrada en ahorrar energía.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes