Automotrices asiáticas buscan mantener dominio en EU

ETIQUETAS

DETROIT ( AP). Los fabricantes asiáticos de automóviles se apoderaron de su mayor participación en la historia sobre el mercado estadounidense en el 2009, pero tendrán dificultades para mantener esa posición durante este año, cuando los rivales en Detroit ofrecerán una flota de vehículos pequeños y eficientes.

Todas las fabricantes automotrices que venden autos y camiones en Estados Unidos tratarán de atraer a los consumidores, todavía reacios a endeudarse y aún temerosos por el alto desempleo y el aumento en los precios de la gasolina.

La participación de mercado de 10 empresas automotrices asiáticas _incluidas las líderes Toyota Motor Corp. y Honda Motor Co. _ subió a 47,4% el año pasado, superando por primera vez a los tres fabricantes de Detroit, que cayeron a 44,2%, de acuerdo con Autodata Corp.

Esos avances serán difíciles de continuar este año. La lucha se concentrará en los autos pequeños y medianos, así como en modelos de combustibles alternativos que funcionen con baterías eléctricas, o en combinaciones híbridas a gasolina y electricidad.

Todos los rivales muestran sus propuestas esta semana, en el Auto Show de Detroit.

El largo dominio de los fabricantes asiáticos sobre los vehículos más pequeños y ecológicos les puede dar ventaja al comienzo de este año. Pero Ford Motor Co. ha respondido con un Focus compacto y renovado, mientras que General Motors Co. está destacando su Volt totalmente eléctrico y vehículos pequeños como el Aveo, que debería dar un rendimiento de unos 17 kilómetros por ligero de combustible (40 millas) en carretera.

GM y Ford tienen también buenas ventas de autos medianos, y el Fusion 2010 híbrido acaparó el premio del Auto Norteamericano del Año en la muestra de Detroit, a comienzos de esta semana. Ello se suma a las crecientes señales de fortaleza para Detroit, incluso después de un año duro.

Pero aquel mal año bastó para que las marcas asiáticas se encumbraran en el mercado.

Ello marca un vuelco respecto de la década de 1980, cuando las empresas nacionales hacían tres cuartas partes de las ventas totales y las asiáticas representaban sólo el 18%. En aquel entonces, Detroit todavía dictaba la cultura automotriz, que apenas comenzaba a digerir las implicaciones a largo plazo de dos alzas notables en los precios de los combustibles, ocurridas una década antes.

Ello impulsó un cambio y una mayor demanda por autos más pequeños y con un consumo más eficiente de combustible. La década de 1990 revirtió eso, cuando los precios menores de la gasolina permitieron el surgimiento de las camionetas deportivas (SUVs) y marcó el resurgimiento de Detroit. Aún así, los fabricantes asiáticos, que el año pasado construyeron casi el 60% de sus autos para Estados Unidos en Norteamérica, estaban en camino de dominar el mercado.

En el 2009, la dependencia de Detroit respecto de los grandes vehículos volvió a significar la ruina. Las ventas de SUVs se derrumbaron un año antes, ante el alza sin precedentes en los precios de la gasolina. Luego vino la crisis financiera y el congelamiento del crédito.

Ante las crecientes deudas, GM y Chrysler Group LLC se declararon en bancarrota y Ford tuvo que usar miles de millones de dólares en préstamos para mantenerse con vida.

Ello generó preocupaciones de los consumidores sobre GM y Chrysler, y muchos optaron por no adquirir esas marcas.

Este año, los autos de consumo eficiente atraerán a la gente que quiere evitar una posible nueva alza en la gasolina, así como los mayores precios que suelen tener los vehículos más grandes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes