BM alerta de la exclusión social y económica de juventud marroquí

Rabat ( EFE) El Banco Mundial alertó hoy sobre la exclusión social y económica de los jóvenes marroquíes en la última década y recordó que la mitad de los jóvenes (entre 15 y 29 años) están en el paro o no están integrados en el sistema educativo.

En un informe presentado este lunes en Rabat y que cubre el período 2009-2010, el Banco Mundial resaltó que la tasa de desempleo juvenil en Marruecos (de 15 a 29 años) roza el 22% entre los hombres y el 38% entre mujeres

Sus responsables subrayaron, no obstante, que esas cifras no reflejan una imagen completa de la exclusión social de los jóvenes de la vida económica del país.

De los jóvenes desempleados, el 80% tiene un nivel de instrucción inexistente o bajo (inferior a enseñanza secundaria), mientras que menos de 5% tiene un nivel de enseñanza superior.

Gloria La Cava, coordinadora de Juventud de la región MENA (Oriente Medio y Norte de África) en el Banco Mundial, señaló que los jóvenes en paro que tienen un nivel de estudios bajo son más vulnerables al paro.

Son difíciles de contar y tomar en cuenta por la falta de una "visibilidad", ya que la mayoría de ellos no están organizados en grupos o asociaciones, añadió.

En el mismo contexto, el informe, basado en una muestra representativa de 2.883 jóvenes, lamenta que las políticas públicas de juventud en Marruecos hayan estado enfocadas en el problema de los diplomados desempleados, mientras que han descuidado a los jóvenes en paro de un nivel de instrucción bajo, que constituyen una mayoría.

El informe subraya, además, el impacto limitado de los programas gubernamentales destinados a ayudar a los jóvenes a encontrar trabajo, ya que sólo el 8% de los jóvenes en paro encuestados conocen la ANAPEC (la agencia pública de empleo).

En cuanto a la calidad del empleo, 88% de los jóvenes trabajadores encuestados afirman que trabajan sin contrato, seguridad social u otras prestaciones.

La mayoría de los jóvenes encuestados expresaron, asimismo, su desconfianza en la calidad de la enseñanza recibida, por lo que buscan otras vías de formación.

El informe revela, sin embargo, que el coste de esta educación puede constituir un reto financiero, particularmente para los jóvenes marginados.

Además, señaló que el paro, el sub-empleo y la ausencia de estructuras de apoyo que faciliten la participación de jóvenes en la vida social son factores que contribuyen al aislamiento y frustración de los jóvenes.

Por último, el informe hizo hincapié sobre la baja participación cívica y social de los jóvenes en Marruecos, y afirmó que una gran parte de jóvenes dedican la mayoría de su tiempo a actividades personales no estructuradas ni productivas.

Curiosidades, videos, noticias y más de la Copa Mundial ¡AQUÍ!

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes