Berlín insiste en que trabaja para que Grecia continúe en la zona euro

El Gobierno alemán aseguró hoy que trabaja para que "Grecia continúe siendo parte de la zona euro", pero recordó que son las tres instituciones acreedoras, y no Berlín, los que deben valorar si las reformas que el Ejecutivo de Alexis Tsipras está dispuesto a adoptar son "suficientes".

En una rueda de prensa rutinaria, el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, evitó entrar en especulaciones y declinó comentar las declaraciones en las que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, señaló que "la salida (del euro) de Grecia es una posibilidad".

Según el portavoz, las conversaciones de la canciller, Angela Merkel, con Tsipras, como la que mantuvieron ayer, "no sustituyen" las obligadas negociaciones de Atenas con las instituciones -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI-, con los que deben llegar a un acuerdo.

Merkel y el presidente francés, François Hollande, que se reunieron con Tsipras en la última cumbre celebrada en Riga, hablan con Tsipras en calidad de "amigos" de Grecia, país al que han ofrecido ayuda para que se mantenga en la zona euro.

Pero, insistió el portavoz, la hoja de ruta marcada por el Eurogrupo el pasado 20 de febrero no ha cambiado: Atenas debe presentar un "detallado" plan de reformas que, tras acordarlo con las tres instituciones, llegará al resto de socios de la moneda única.

Ello no impide, sin embargo, que sea "correcto y adecuado" que tanto Merkel como Hollande mantengan un "estrecho" contacto con Tsipras, reiteró el representante del Gobierno alemán.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes