Bernanke habla de esperanza y sacrificios en R. Federal

WASHINGTON (AFP). Estados Unidos deberá tomar decisiones difíciles entre el aumento de los impuestos y el gasto social, a causa del insostenible déficit presupuestario, advirtió el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke este miércoles.

La economía "comienza a crecer nuevamente" sin embargo "estamos lejos de haber sido rescatados" declaró Bernanke en un discurso en Dallas, Texas, (centro-sur).

Entre los motivos de preocupación Bernanke aludió al alto índice de desempleo en el país (9,7% a fines de marzo).

"Las contrataciones siguen siendo muy escasas", dijo, a pesar de que en marzo se registró una creación neta de empleos en Estados Unidos.

A largo plazo Bernanke estimó que la situación presupuestaria y el envejecimiento de la población de los Estados Unidos obligarán al país a tomar una complicada decisión entre impuestos, prestaciones sociales y gasto público.

El mercado de la vivienda, la fuente de la crisis, se mantiene en el limbo, dijo el jefe de la Fed.

"Todavía estamos esperando ver evidencias de una recuperación sostenible en este mercado", dijo.

Sin embargo, Bernanke sostuvo que el crecimiento económico (al que había calificado de "incipiente" en febrero), junto con una política monetaria muy acomodaticia de la Fed, debería ser "suficiente para reducir lentamente la tasa de desempleo en los próximos doce meses".

En referencia a las "decisiones complicadas" Bernanke estimó que el país inevitablemente deberá elegir entre "impuestos más altos, modificaciones en los programas de seguridad social o de salud pública o menos gasto en todo el resto que incluye desde educación hasta Defensa, seguridad social o alguna combinación entre ambas", agregó.

"Esto no durará para siempre, algún día se detendrá", dijo Bernanke.

Privilegiando la recuperación económica para reducir el déficit, el gobierno del presidente Barack Obama no ha presentado un plan sobre cómo hará para reducir el déficit presupuestario a cerca de 4% en el mediano plazo como prometió.

"Pero a menos que hagamos un acuerdo a nivel nacional, un fuerte compromiso con un presupuesto responsable, no tendremos a largo plazo ni estabilidad financiera ni un fuerte crecimiento económico", advirtió Bernanke.

Viendo las condiciones actuales "una fuerte reducción del déficit presupuestario a corto plazo no es ni posible ni aconsejable" dijo Bernanke, "sin embargo, nada nos impide empezar a desarrollar un plan creíble para cumplir con nuestros retos fiscales a largo plazo".

Durante su campaña, Obama prometió extender la cobertura de salud y bajar los impuestos de la clase media.

Hasta ahora ha cumplido su palabra. Millones de estadounidenses de clase media deberían gozar de la aprobación de la reforma del seguro de salud, pero la prensa informa periódicamente de situaciones en los Estados Federales, que aburmados por sus deudas reducen sus prestaciones sociales, afectando principalmente a los más pobres.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes