Bolivia usa 224 toneladas de hoja coca ilegal incautada para abono orgánico

Bolivia destinó 224 toneladas de hojas de coca ilegales decomisadas desde mayo de este año para la elaboración de abono orgánico y la investigación científica, informó hoy una fuente oficial.

La coca incautada en distintos departamentos del país y almacenada en los depósitos de la entidad "va a servir para abono", dijo a Efe el jefe de la Unidad de Comercialización de la Dirección General de Coca e Industrialización (Digcoin), José Luis Saavedra.

El funcionario mencionó que el secuestro de la coca, principal insumo para la fabricación de cocaína, se efectuó en el tránsito "desde los centros de producción hasta los mercados" o desde los mercados hacia otros destinos "a nivel interdepartamental".

Las hojas de coca, acopiadas en sacos de distintos tamaños, se destinarán a las plantas de la estatal Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes (EEPAF), situadas en La Paz y en la región central de Cochabamba, aseguró Saavedra.

Para su traslado, un notario de fe pública registra primero la cantidad de hojas de coca que será transportada y luego vigila, junto a funcionarios del Viceministerio de la Coca, que las incautaciones lleguen hasta la planta de procesamiento de fertilizantes, de manera que todo se haga "transparentemente".

Según la información proporcionada por Digcoin, el 18 % del total de la coca incautada, es decir unas 40,6 toneladas, se destinará a la investigación académica vinculada a la elaboración de abono orgánico, en una de las universidades del sur del país.

La hoja de coca en Bolivia tiene usos medicinales, culturales y ancestrales, pero una parte de su producción se desvía al narcotráfico para la fabricación de cocaína.

La legislación boliviana dispone que la coca ilegal incautada sea orientada con prioridad a la elaboración de fertilizantes y la investigación científica.

Entre 2015 y 2017 se destinaron más de 803 toneladas de hoja de coca residual a la fabricación de abono orgánico, según señala un comunicado de Digcoin.

La superficie de cultivos de hojas de coca en Bolivia se incrementó en un 6 por %, de 23.100 hectáreas en 2016 a 24.500 en 2017, según un informe difundido en agosto pasado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Ese mismo reporte concluyó que entre el 45 y el 48 % de las hojas de coca que se producen en el país se comercializa en "mercados no autorizados". 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes