Bolsas caen, Bush ve "grave problema"

WASHINGTON (AFP). La crisis financiera pareció agravarse el viernes tras el cierre del banco Washington Mutual y el empantanamiento en el Congreso de un plan de rescate financiero, mientras las bolsas caían y el presidente George W. Bush advertía sobre el "grave problema" que vive el sistema financiero.

"El procedimiento legislativo no es siempre agradable, pero lograremos que se alcance un acuerdo. (...) Demócratas y republicanos se unirán y aprobarán un plan de rescate" masivo, subrayó el mandatario el viernes en un breve mensaje desde la Casa Blanca.

"Necesitamos (aprobar) un plan de rescate" (...) debemos actuar rápidamente", insistió Bush en su alocución, en la que advirtió: "Tenemos un gran problema", en relación a la demora en concluir el acuerdo.

Un acuerdo sobre el plan de rescate financiero del sistema bancario estadounidense pareció estar cerca el jueves, pero el pesimismo se apoderó de Washington horas después.

Los legisladores estadounidenses, que debían irse de vacaciones parlamentarias este viernes hasta la elección presidencial del 4 de noviembre, seguirán sesionando hasta que haya acuerdo sobre el plan, anunció el jefe de la mayoría en el Senado, Harry Reid.

Reid dijo el viernes que el Congreso debería aprobar el plan de rescate antes de la apertura de los mercados el lunes y luego, preguntado por la prensa sobre si sería posible aprobar la ley en ese plazo, replicó lacónicamente: "No hay razón para no hacerlo".

El persistente retraso en hallar un acuerdo generó una nueva ola de pesimismo en las bolsas, que bajaban en todo el mundo, desde Asia hasta Nueva York, donde el Dow Jones Industrial Average perdía 1,19% y el Nasdaq 2,00% hacia las 14H45 GMT.

Las principales bolsas europeas también cerraron sus sesiones a la baja.

Washington Mutual, que se hallaba en serias dificultades, fue cerrado el jueves de noche por las autoridades estadounidenses, que decidieron que JP Morgan Chase comprara una parte de sus actividades.

"WaMu", basado en Seattle (oeste), era el sexto banco estadounidense en términos de activos, y fue particularmente golpeado por la crisis del sector inmobiliario ("subprime").

El grupo de banca y seguros belgo-holandés Fortis, entre tanto, anunció el viernes que venderá activos por hasta 10,000 millones de euros, mientras sus acciones siguen en caída libre en medio de temores a una crisis de liquidez, a pesar de que voceros del banco aseguraban desde La Haya que "no hay el más mínimo riesgo" de quiebra.

El pesimismo se vio alimentado también por el anunció del banco HSBC de supresión de 1,100 puestos en todo el mundo debido a la crisis financiera

En ese sombrío contexto, el presidente francés Nicolas Sarkozy --que exhortó el jueves a una completa renovación del sistema financiero mundial-- se entrevistó telefónicamente con Bush.

"El presidente Bush habló con el presidente Sarkozy de las negociaciones en curso en el Capitolio (sobre el plan de rescate, ndlr), y expresó su confianza en que se llegue a buen puerto", indicó un portavoz de la Casa blanca.

Por su parte, el jefe de filas de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, pidió a los dirigentes estadounidenses que se pusieran de acuerdo "lo más rápido posible" sobre ese plan.

"Los bancos europeos, que empiezan a navegar en aguas turbias, padecen esta incertidumbre", indicó el presidente del Eurogrupo.

El viernes de mañana, la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo y sus homólogos suizo y británico anunciaron una extensión de sus acuerdos excepcionales, denominados "swap", implementados para enfrentar la crisis.

Varios miles de millones de dólares adicionales podrán circular así para aliviar a los bancos, que no encuentran los fondos necesarios para cerrar sus cuentas cada día.

En total la Fed llevó sus líneas de swap con los otros Bancos centrales del mundo a 290,000 millones de dólares, de los cuales 120,000 millones con el BCE.

En el mercado interbancario, las tasas han aumentado fuertemente desde hace varios días, reflejando la inquietud generalizada y encareciendo el dinero para los bancos.

"Las consecuencias a largo plazo de la crisis no son claras aún. Pero una cosa me parece clara: Estados Unidos perderá su estatus de superpotencia en el sistema financiero mundial. El sistema financiero mundial está tornándose multipolar", asestó el jueves el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, en un discurso en el parlamento.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes