Bonistas piden rechazar solicitud de Argentina

Los ganadores en una batalla de una década por una deuda han solicitado a un juez que rechace la solicitud argentina de mayor tiempo para negociaciones a fin de evitar una mora catastrófica.

Los demandantes sostienen que Argentina tiene que demostrar primero que se propone pagar para el 30 de junio. Con intereses, la cuenta ha subido a 1.650 millones de dólares.

Los abogados de NML Capital Ltd. dijeron el martes al juez Thomas Griesa, en Manhattan, que si se le concede más tiempo Argentina solo tratará de evadir la orden judicial.

"No es casualidad que el primer intento de arreglo de Argentina en más de una década se produzca solo cuando enfrenta un plazo realista pero firme", dice la moción.

El ministro de Economía Axel Kicillof pidió el lunes una demora, aduciendo que el gobierno está listo para conversar una vez que el juez garantice un "tratamiento equitativo" para el ciento por ciento de los acreedores de Argentina. Afirmó que forzar el plazo podría provocar una cesación de pagos perjudicial para la economía nacional con repercusiones financieras mundiales.

Pero los demandantes agregaron que si Argentina paga para el lunes, no tendrá problemas para resolver el resto de sus deudas con la mayoría de los demás poseedores de bonos durante un posterior período de gracia de 30 días.

Los términos del fallo de Griesa, que la Corte Suprema de Estados Unidos ratificó, prohíben que el sistema financiero estadounidense procese los pagos de Argentina a otros tenedores de bonos si no paga primero a los demandantes. La próxima cuota argentina a la mayoría de sus acreedores es de 907 millones de dólares, con plazo al 30 de junio, pero el gobierno tiene un período de gracia posterior de 30 días para evitar la mora.

"Aunque Argentina sostiene que un aplazamiento facilitaría las negociaciones, lo opuesto es verdad. Si Argentina piensa negociar seriamente una resolución, no hay motivo por el que no puedan concluirse negociaciones antes del 30 de julio del 2014", dijeron al juez los abogados de NML Capital.

La presidenta Cristina Fernández manifestó el viernes su deseo de que el juez apruebe un proceso que permita a su gobierno resolver el ciento por ciento de las deudas de Argentina, incluso los poseedores del último 7% de bonos que quedaron en mora en 2001, y que están en mano de inversionistas que no formaron parte del caso ganador. Los demandantes dijeron el martes que si se propone seriamente pagar esas deudas, puede hacerlo antes del plazo judicial.

Con solo seis días antes del 30 de junio, "las autoridades de Argentina todavía no han tomado ningún contacto con los acreedores principales y ni siquiera han tomado medidas para acordar dicha reunión", dijo la moción que se opone al aplazamiento.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes