Brasil, China e India se vuelven "protagonistas" en el FMI

WASHINGTON (AP). Brasil, China e India recibieron este viernes el anhelado reconocimiento como pesos pesados de la economía, luego que el Fondo Monetario Internacional (FMI) les confirió, junto a otras potencias emergentes, un papel más relevante en la lucha por estabilizar la economía mundial.

El jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, anunció las reformas previstas al poder de voto del organismo luego de un encuentro de la junta de la organización. Declaró que las economías emergentes no deben sentir ya que son "invitadas a la mesa pero participantes menores".

Brasil, China, India y Rusia son ahora "participantes mayores", dijo Strauss-Kahn en una conferencia de prensa. Convocó a estas naciones a asumir una mayor responsabilidad en el rumbo de la economía global.

La decisión de la junta eleva a China al tercer lugar en poder de voto, por encima de potencias tradicionales del FMI, como Alemania, Gran Bretaña y Francia. Otras naciones europeas, más pequeñas, así como productoras petroleras, como Arabia Saudí, perdieron votos, de modo que "los nuevos cambios en la economía global serán reflejados ahora en cambios dentro del Fondo", de acuerdo con Strauss-Kahn.

Los países en desarrollo han criticado desde hace tiempo el sistema de votación del FMI, que fue establecido después de la Segunda Guerra Mundial para evitar que se repitiera la Gran Depresión. Estados Unidos y Japón mantienen las dos mayores participaciones de la votación, pero dos asientos europeos en el consejo ejecutivo de 24 miembros estarán reservados para economías emergentes.

La reforma fue convocada el año pasado, cuando las potencias mundiales se reunieron en Pittsburgh, en un esfuerzo por revivir el crecimiento global tras el colapso de los mercados financieros. El llamado Grupo de los 20 países más desarrollados se reunirá de nuevo la semana próxima, en Seúl.

Strauss-Kahn consideró que los cambios representan la "reestructuración más fundamental de control en los 65 años de historia del Fondo, y el mayor cambio en la historia en materia de influencia a favor de los mercados emergentes y los países en desarrollo, para reconocer su creciente papel en la economía global".

La reforma abarca también la manera de conformar la junta, expandiendo su cúpula de cinco a 10 miembros.

Actualmente, hay cinco países que esencialmente conforman este grupo dentro de la junta ejecutiva de 24 miembros del FMI, y que siempre están representados: Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña, Francia y Alemania. El grupo se ampliará a 10, con la adición de China, India, Brasil, Italia y Rusia.

Los 187 países que forman el total de miembros del FMI deben también aceptar los cambios. Algunos países podrían requerir de la aprobación por parte de sus poderes legislativos.

Las naciones más pobres han criticado el sistema de votación del FMI por dar demasiado peso a Estados Unidos y sus aliados de Europa. Han destacado el acuerdo tradicional para compartir el poder, que puso a un europeo al frente del IMF y a un estadounidense como líder del Banco Mundial, su institución hermana.

China y otros países han buscado desde hace tiempo desafiar esos acuerdos entre Estados Unidos y Europa. El periodo de Strauss-Kahn concluye en el 2012, mismo año en que se realizarán las elecciones presidenciales en su natal Francia. Strauss-Kahn, candidato socialista derrotado en las primarias en el 2007, podría postularse de nuevo.

Los funcionarios del FMI consideran que la reforma resuelve esencialmente cualquier problema que el organismo tenga con su "déficit democrático".

Las naciones emergentes fueron reconocidas por el tamaño de su economía y por sus cifras impresionantes de crecimiento. Sus economías se expanden dos o tres veces más rápido que las de Estados Unidos, Japón y Europa. Sus niveles de deuda también descienden en forma acelerada.

Las reformas representan un cambio de aproximadamente 6% de la votación, llevándola de las potencias tradicionales de Occidente a las naciones en desarrollo.

Empero, ha habido críticos de los cambios propuestos. La agencia asistencial Oxfam ha considerado insuficientes los cambios, y señala que Filipinas cuenta con menos peso que Luxemburgo, pese a tener 200 veces más habitantes. Otros han considerado que el esfuerzo es un intento por matizar las consecuencias severas de las políticas de austeridad del FMI en países como Etiopía y Letonia.

Considerando el crecimiento impresionante de las naciones emergentes, Strauss-Kahn confió en que su poder volverá a crecer en 2014, cuando el FMI tiene previsto reunirse para replantear los derechos de votación.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes