Brasil y China se hacen mutuos reclamos comerciales

BRASILIA (AP). Brasil y China, dos de las mayores economías emergentes del mundo, se hicieron el lunes reclamos mutuos en materia de intercambio comercial, al celebrar en esta capital una reunión de altas autoridades para discutir sus relaciones políticas y económicas.

El vicepresidente brasileño, Michel Temer, quien representó a su país en la segunda reunión bilateral de cooperación y concertación, manifestó la preocupación de su país por aumento de las importaciones de productos industriales chinos, mientras que las ventas brasileñas están concentradas en soja en granos, petróleo crudo y hierro, productos de bajo valor agregado.

Ante ello, el viceprimer ministro chino Wang Qishan aseguró a periodistas tras la cita que su país pretende "optimizar la pauta comercial" mediante un aumento "importante (en la importación) de productos de alto valor agregado de Brasil".

Un diplomático brasileño que participó de la cita confirmó que la delegación china manifestó su preocupación por la decisión del país suramericano de aumentar el impuesto al valor agregado para vehículos importados, como una forma de apoyar a la industria automovilística local, afectada por la creciente competencia extranjera. El diplomático pidió no ser identificado por no estar autorizado a declarar.

Temer dijo que pidió a China establecer límites voluntarios en sus exportaciones industriales a Brasil.

Desde 2009, China es el mayor socio comercial de Brasil, que en 2011 exportó 44.300 millones de dólares al país asiático e importó 32.800 millones.

Pese al superávit, Brasil se queja de que la pauta de exportaciones chinas es principalmente industrial, con gran valor agregado, mientras que 80% de las ventas brasileñas son de productos básicos.

El diplomático que participó de la cita indicó que ya hay avances en la diversificación de la agenda de exportaciones brasileñas con la determinación china de aumentar la compra de aviones de pasajeros de la empresa Embraer.

Señaló que hay una decisión de adquirir 35 aviones de transporte regional de pasajeros para las aerolíneas chinas, y que 14 ya han sido aprobados.

"Lo que quedó claro en la reunión de hoy es que es un problema urgente y que requiere un tratamiento de urgencia", aseguró el diplomático sobre la demanda brasileña de equilibrar el comercio.

La preocupación con el desequilibrio en las exportaciones había sido planteado por la presidenta Dilma Rousseff cuando visitó China en abril de 2011.

Wang comentó que en la cita los dos gigantes emergentes acordaron coordinar sus posturas con miras a la próxima reunión del grupo de las 20 grandes economías (G20) a celebrarse en junio en México, así como en la cita de líderes del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) a realizarse en marzo en India.

"En la actual coyuntura internacional, de gran complejidad, lo más urgente es trabajar conjuntamente para recuperar la economía mundial", expresó Wang. "Brasil y China, como grandes economías emergentes, deben trabajar juntos para combatir el proteccionismo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes