Brasil se apresta a convertirse en potencia petrolera

Río de Janeiro(AP) A 6,4 kilómetros (cuatro millas) de profundidad en las costas de Brasil hay miles de millones de barriles de crudo ligero recientemente descubierto, que podría transformar al país en una potencia petrolera.

El presidente Luiz Inacio Lula da Silva calificó el hallazgo como "un regalo de Dios" y se comprometió a poner fin a la pobreza que ha abatido desde hace mucho a su país, y a reducir la marcada brecha entre los ricos y pobres.

Pero antes que la retórica se convierta en una realidad, Brasil debe primero llegar a las reservas marítimas, consideradas entre las de mayor profundidad en el mundo, y a continuación deberá administrar los enormes ingresos que generarán, una formidable tarea que ha dejado a las economías de otros países sumergidas en la corrupción y con un abismo aún mayor entre ricos y pobres.

La puja por esos ingresos ya ha comenzado.

Los comandantes militares han solicitado un aumento de su partida para su sector, destacando la necesidad de iniciar un programa para un submarino atómico y una nueva flota de aviones de combate a fin de proteger el petróleo.

Se calcula que los nueve yacimientos descubiertos el año pasado contienen de 50.000 a 80.000 millones de barriles de crudo ligero, que cuadriplican las actuales reservas probadas de Brasil. Con este hallazgo, Brasil puede garantizar el suministro de todas sus necesidades por casi un siglo o podría convertirse en uno de los principales exportadores petroleros del mundo.

La explotación de los nuevos pozos pone a prueba la capacidad de la empresa estatal Petroleo Brasileiro SA, que tiene una experiencia de décadas en la perforación en aguas profundas.

Los pozos petroleros serán los más complicados y costosos que se hayan explotado. Los analistas señalan que el proyecto requerirá de por lo menos unos 600.000 millones de dólares en inversiones por un período de 30 años.

Los yacimientos situados en aguas profundas se hallan a unos 300 kilómetros de la costa en el zócalo continental brasileño en el océano Atlántico, más de un kilómetro y medio de profundidad de la superficie marítima y debajo de otros cuatro kilómetros de una capa de tierra y sal corrosiva. Las capas de sal pueden resquebrajarse y perforar las tuberías, por lo cual constituyen unas de las substancias más difíciles de perforar.

Si se tienen en cuenta esas condiciones, las fuertes corrientes marinas y las plataformas flotantes, la tecnología que se requiere para taponar la capa salina que recubre el petróleo de Brasil solo es comparable a la que se usó en el descenso del hombre en la Luna, comentó Eric Smith, un experto en perforación del Instituto de Energía Entergy-Tulane de la Universidad Tulane, de Nueva Orleáns.

Petrobras usará un sistema de resonancia sísmica para hacer un mapeo de las reservas, pero aún así no se obtendrá una clara imagen a causa de la capa salina, que hace borrosa la visión, señaló Judson Jacobs, director de tecnología aplicada a corrientes marítimas de Cambridge Energy Research Associates en Cambridge, Massachusetts.

Los pozos perforados también deben resistir la presión que hay en las grandes profundidades, agregó Jacobs.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes