Brasil se empeña en revivir la Ronda de Doha

BRASILIA (AP). Brasil desplegó en las últimas semanas un inusitado esfuerzo diplomático para revivir la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, con gestiones personales del presidente Luiz Inácio Lula da Silva para convencer a los principales actores de la negociación de hacer un nuevo intento por alcanzar un acuerdo.

Brasil pretende retomar en septiembre las discusiones sobre la ronda comercial tras el colapso de las conversaciones de julio en Ginebra, y centró sus esfuerzos en tres países clave: India, China y Estados Unidos.

Solo en esta semana, Lula conversó telefónicamente con los primeros ministros de India, Manmohan Singh, y Gran Bretaña, Gordon Brown, en busca de un consenso para retomar las negociaciones.

La semana pasada se encontró personalmente en Beijing con el presidente chino Hu Jintao, y previamente se comunicó por teléfono con el estadounidense George W. Bush.

La presidencia brasileña informó que Lula planteó a los gobernantes la necesidad de retomar cuanto antes la ronda para evitar que se pierda lo alcanzado en las negociaciones, que sucumbieron por discrepancias generadas por la exigencia india de crear un mecanismo de salvaguarda para sus pequeños productores agrícolas.

La iniciativa fue secundada por China, pero generó rechazo en Estados Unidos, al punto que la negociación en Ginebra cayó en punto muerto.

El canciller brasileño Celso Amorim no se ha quedado atrás: esta semana se comunicó dos veces con el ministro indio de Comercio e Industria, Kamal Nath, y con el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, quien se encontraba en India en gestiones por revivir la negociación comercial.

Amorim se encontró también esta semana con el ministro egipcio de Comercio e Industria, Rachid Mohamed Rachid, y conversó con la ministra de Comercio de Indonesia, Mari Pangestu.

En una entrevista con el diario francés Le Monde, Amorim secundó la idea propuesta por Lula de sostener un nuevo encuentro en septiembre en un lugar por definir, para retomar el diálogo.

"Nadamos todo el océano y cuando estábamos cerca de la playa, nos ahogamos", dijo Lula al primer ministro Indio en su conversación del martes, sobre el fracaso del diálogo de Ginebra.

En la conversación con Singh, Lula afirmó que "hay una pequeña posiblidad de resolver la cuestión en septiembre" con un nuevo encuentro de ministros de una treintena de países que estuvieron en el encuentro de Ginebra, según la presidencia brasileña.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes