Brasil proyecta crecimiento económico de 4,5% en 2012

BRASILIA (AP). La economía brasileña crecerá 4,5% este año sustentada en la inversión pública y privada, pese a que los países industrializados continuarán estancados, proyectó el jueves el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El titular de las finanzas aseguró que Brasil se diferenciará de otras grandes economías, como la Unión Europea que tendrá un crecimiento negativo o nulo, y Estados Unidos, que "estará un poco mejor".

"Brasil tendrá un comportamiento diferenciado", aseguró Mantega en una conferencia telefónica con medios de prensa internacionales. "En 2012 estamos listos para volver a un nivel de crecimiento superior al año pasado, estamos trabajando con una perspectiva de crecimiento de 4,5% en 2012".

La previsión de Mantega es optimista comparada con la que presentó esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 3% para la economía brasileña, por debajo del 3,3% previsto para el promedio de la economía mundial.

Autoridades brasileñas han señalado que la economía local creció 3% en 2011, inferior a las previsiones iniciales de 4,5%, cuando la presidenta Dilma Rousseff inició su mandato con un corte en el gasto público dirigido a desacelerar la economía, que había expandido 7,5% en 2010. El crecimiento de 2011 se conocerá en marzo.

Mantega explicó que el crecimiento del año en curso estará sustentado en las inversiones, que en el caso del sector público contempla cuantiosos proyectos de infraestructura como ampliación de puertos, obras de petróleo y gas, carreteras, energía eléctrica, aeropuertos, y proyectos para el Mundial de 2014, como transporte urbano y estadios.

Anticipó que en 2012, las inversiones del gobierno serán de 42.000 millones de reales (24.000 millones de dólares), equivalente a 1% del producto interno bruto (PIB).

Aseguró que el Mundial de fútbol proyecta inversiones en diversas áreas que deben alcanzar 20.000 millones de dólares hasta 2014, año del evento.

Paralelamente, el ministro afirmó que el gobierno mantendrá su política fiscal orientada a la contención de gastos iniciada en 2011 mediante cortes presupuestarios en viajes, gastos administrativos y compra de equipo.

Afirmó que tales cortes, cuyo monto no ha sido definido, no afectará los programas sociales del gobierno ni los proyectos de infraestructura.

Según Mantega, el mercado interno brasileño continuará fuerte este año y sostuvo que el optimismo de los consumidores garantizan su disposición a invertir en bienes durables, como automóviles y vivienda, lo cual ayudará a impulsar la expansión del PIB a lo largo del año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes