Brasil subastará en noviembre concesiones sobre bloques de hidrocarburos

Río de Janeiro (EFE). El Gobierno brasileño subastará en noviembre próximo concesiones para explorar y explotar 240 bloques con reservas de hidrocarburos en siete diferentes cuencas sedimentares, anunciaron fuentes oficiales.

"Serán bloques principalmente en tierra con potencial para la producción de gas", afirmó la directora general de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP, regulador), Magda Chambriard, en declaraciones a periodistas.

Las licencias sobre esos bloques serán ofrecidas al mejor postor en la duodécimo ronda de subastas de concesiones organizada por la ANP desde 1998, cuando Brasil puso fin al monopolio de la estatal Petrobras sobre los hidrocarburos y abrió el sector.

La subasta de noviembre, sin embargo, será la primera de áreas con potencial de gas, ya que hasta ahora la ANP ha dado prioridad a bloques marinos y a bloques terrestres con potencial de petróleo.

Igualmente será la primera subasta dirigida a atraer inversión para el llamado gas no convencional, como el producido por la fragmentación en esquistos, un segmento de gran potencial y que ha ayudado a países como Estados Unidos a reducir su dependencia de los combustibles importados.

"Pero no será exclusivamente de áreas con potencial para gas no convencional", afirmó Chambriard al indicar que los estudios sísmicos sobre los bloques a ser subastados también señalan indicios de yacimientos de gas natural convencional.

La directora de la ANP agregó que la nueva ronda también busca diversificar geográficamente la inversión del petróleo en Brasil, hasta ahora concentrada en áreas marinas y en pocos estados.

Según la funcionaria, así como la undécima ronda de subastas, realizada en mayo pasado, el concurso de noviembre incluirá bloques en estados de poca tradición petrolera.

La subasta de noviembre fue anunciada precisamente en un acto para conmemorar el décimo quinto aniversario de la ANP, en el que fueron firmados 24 de los contratos subastados en mayo pasado.

En la subasta de mayo fueron concedidas licencias a 30 empresas, de ellas 18 extranjeras, para explotar 142 bloques en áreas que no incluyeron las grandes cuencas marinas en las que Brasil extrae más del 90 por ciento de su petróleo.

Seis de las 30 empresas que se adjudicaron las últimas concesiones suscribieron los contratos hoy y las demás tienen plazo hasta el 31 de agosto para hacerlo.

Chambriard dijo carecer de informaciones de que algunas de las concesionarias pueda desistir, en referencia a los problemas financieros enfrentados por OGX, la petrolera controlada por el multimillonario brasileño Eike Batista.

La ANP recaudó en su última ronda de subastas un récord de 2.800 millones de reales (unos 1.217 millones de dólares) pese a no ofrecer ni las llamativas cuencas marinas ni el presal, un nuevo horizonte de explotación descubierto en aguas muy profundas del océano Atlántico que puede convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

"Es una demostración de que la iniciativa privada sigue firmemente interesada en producir petróleo en Brasil", afirmó la directora al recordar que en el país operan actualmente 78 empresas concesionarias que invierten un promedio anual de 40.000 millones de dólares por año.

Chambriard recordó que, desde la creación de la ANP hace 15 años, las reservas brasileñas de hidrocarburos se duplicaron hasta llegar hoy a 15.000 millones de barriles y la producción igualmente se dobló hasta alcanzar los 2,2 millones de barriles diarios el mes pasado.

Dijo igualmente que la participación del sector petróleo en el producto interior bruto (PIB) del país saltó desde el 2,0 % en 1998 hasta el 12,0 % este año.

En octubre, un mes antes de la duodécima ronda, la ANP realizará su primera subasta para el presal, en la que serán ofrecidos los derechos sobre el campo de Libra, cuyas reservas recuperables son calculadas entre 8.000 y 12.000 millones de barriles.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes