Buen momento para visitar México

TULUM, México (AP). La última vez que Bud Olson vino México, terminó en un hospital debido a unos cálculos renales y no pudo visitar las ruinas mayas de Tulum.

Por ello, planeó otro viaje con amigos y no se dejó intimidar por el brote de gripe porcina.

Olson, de 43 años, residente en Seattle, es uno de los pocos estadounidenses que se animaron a viajar a México en medio del brote.

¿Qué obtuvo a cambio? No había colas, recibió muy buena atención, las playas estaban vacías y, por sobre todo, los precios eran bajos.

"No había nadie en nuestro hotel", comentó una amiga de Olson, Penny Moeller, de 44 años. "La atención fue espectacular".

Moeller dijo que pagó el equivalente a 142 dólares semanales por el alquiler de un auto que antes del brote costaba 350 dólares.

Este puede ser el momento ideal para visitar México. Es cierto que el brote de gripe porcina sigue vivo --de hecho, fue declarado una pandemia mundial--, pero las posibilidades de contraer la enfermedad aquí son mínimas.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos dice que el brote alcanzó su punto máximo en abril en México. Si bien ahora se está expandiendo, las mayores amenazas estarán al sur del Ecuador, donde se avecina el invierno y habrá mas peligro de contagio de gripe.

El secretario de Salud mexicano José Angel Córdova dice que actualmente se registran unos 30 casos por día, comparado con los 300 a que se llegó en el peor momento. "No tenemos más casos graves realmente", declaró a la AP.

Cuando surgió el brote, México lidiaba con problemas económicos y con la mala imagen que le daba la violencia del narcotráfico. Las playas alejadas de las zonas más afectadas por la violencia se llenaron de estadounidenses durante el receso de primavera en el ciclo lectivo, pero miles de turistas de todo el mundo suspendieron las vacaciones que tenían planeadas tras el estallido.

El presidente Felipe Calderón está apelando a personalidades como Plácido Domingo y estrellas de Hollywood para promover el turismo, que es la tercera fuente de ingresos extranjeros legales más importante de México.

Varios complejos turísticos dan garantías de que nadie contraerá la gripe porcina si los visitan.

Uno de ellos es la cadena Real Resorts, que ofrece una vacación gratis por año durante tres años consecutivos si un huésped registra síntomas de gripe porcina hasta dos semanas después de haberse ido y suministra muestras de sangre que lo corroboren.

La cadena ofrece además descuentos del 40% en el precio de las habitaciones y del 50% en los tratamientos de su spa, en cenas románticas en la playa y en el licor. Tiene asimismo un plan en el que los niños se pueden alojar gratis.

"Tenemos que demostrar que no tenemos el virus", dijo el propietario de Real Resorts Fernando García Zalvidea. "Tenemos que correr ciertos riesgos para que los turistas vuelvan a nuestras playas".

Casi 300 hoteles participan en una campaña de la agencia de viajes digital Expedia, según el ejecutivo de esa firma Marco Tagliatti, quien dijo que el precio promedio de una vacación en Cancún con avión y hotel incluido bajó un 26% en relación con el verano pasado.

La debilidad del peso mexicano en relación con el dólar es otro incentivo para el turista estadounidense.

Olson afirma que no necesita incentivos para viajar a México pues el sentido común le dice que hay más riesgos de sufrir una quemadura al sol que de contraer la gripe porcina.

"Estoy convencido de que se trató de una gripe común y corriente, y que el gobierno y la prensa exageraron las cosas", señaló.

Eva Litwinowich, de 25 años, de Vancouver Island, Canadá, llegó a Isla Mujeres, próxima a Cancún, poco antes del estallido del brote en abril y decidió quedarse, a pesar de que su amiga se volvió.

"Me alegro de haberme quedado porque no pasó nada", expresó mientras trepaba las pirámides de Chichen Itza, en la península de Yucatán. "Conocimos mucha gente que vino y nos dimos cuenta de que no todo el mundo había caído presa del pánico".

Phyllis y Stephen Comparato, de Houston, fueron algunos de los 120 huéspedes que había en un hotel con 1,000 camas el mes pasado.

"Lo lamento por el impacto en la economía local, pero esta era una oportunidad que se da una vez en la vida de estar aquí con poca gente", expresó Phyllis, de 52 años. "Nos atendieron muy bien".

En el hotel Aqua de Cancún hay ocho piscinas con el agua a distintas temperaturas.

En una piscina que da a la playa había apenas dos mujeres, una de las cuales dijo que se sentía como en una mansión privada.

No hacía falta hacer reservaciones en el restaurante del hotel y los cuatro meseros se peleaban por asistir a los pocos comensales.

Ahora que disminuyen los casos de gripe porcina en México, se está reactivando el turismo. Pero las agencias de viaje, aerolíneas y hoteles dicen que todavía hay abundante espacio en la playa para tirar la toalla.

Quince de los 39 hoteles de Cancún cerraron temporalmente durante el brote y ya están funcionando nuevamente. La tasa de ocupación en las primeras dos semanas de junio, no obstante, era de apenas del 55%, según la Asociación de Hotles de Cancún. En el peor momento de la crisis esa tasa llegó a ser del 10 o 15%.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes