Bush: Intervención estatal no es una panacea para crisis

NUEVA YORK (AP). El presidente George W. Bush dijo el jueves que la crisis financiera "no significa el fracaso del sistema de libre mercado", y exhortó a los líderes mundiales a adoptar reformas financieras modestas pero sin los cambios draconianos favorecidos en Europa.

"Nuestro objetivo no debería ser más gobierno. Debería ser un gobierno más inteligente", dijo Bush en un discurso pronunciado en Nueva York la víspera de recibir en Washington a los dirigentes del mundo industrializado y las principales economías emergentes.

Bush dijo que Estados Unidos y los gobiernos del mundo deben elaborar "reformas razonables" para el sistema financiero global, no tratar de reinventarlo, e insistió que los cambios no funcionarán si soslayan el sistema de libre mercado o ponen cortapisas al comercio.

"La crisis no significó el fracaso del sistema de libre mercado", dijo el mandatario. "Y la respuesta no es tratar de reinventar ese sistema".

En otro pasaje dijo que la intervención del gobierno no es una panacea, al tiempo que defendió con celo el capitalismo y el fomento del comercio global.

En momentos en que el mandato de Bush enfrenta un amargo cierre en medio de una severa crisis económica antes de que el presidente electo Barack Obama le sustituya, el mandatario ofrecerá el viernes una cena a los líderes del G-20 en la Casa Blanca y examinará el sábado las causas y soluciones de la crisis financiera.

Bush pidió reformas para fortalecer a largo plazo la economía global y dijo que los líderes que acudirán a la reunión de este fin de semana "analizarán medidas específicas que podamos adoptar".

Entre los puntos de posible acuerdo, Bush mencionó:

_ampliar las normas de contabilidad de las acciones, bonos y otras inversiones a fin de que los inversionistas tengan una noción precisa del valor verdadero de lo que adquieren.

_requirir que los "swaps de créditos morosos" _un tipo de seguro de deudas corporativas_ sean procesados a través de un centro supervisor único. Ello ayudaría a facilitar información crucial a las partes involucradas en estos productos complejos y no regulados. El precio de este tipo de seguros se disparó tras la bancarrota del banco de inversiones Lehman Brothers y puso al borde de la quiebra a la empresa aseguradora American International Group (AIG), la mayor en este tipo de deuda corporativa.

_examinar nuevamente las normas para prevenir fraudes y manipular la contratación de acciones bursátiles y otros instrumentos.

_mejorar la coordinación de las regulaciones financieras entre los países.

_dar a una mayor variedad de países la posibilidad de votar en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

"Soy un tipo orientado hacia el mercado, pero no cuando encaro la perspectiva de una crisis global", insistió Bush, refiriéndose al rescate gubernamental por 700 millones de dólares aplicado recientemente en la economía de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, el presidente defendió apasionadamente a Estados Unidos de las acusaciones aparecidas en diversas partes del mundo, según las cuales la insuficiencia de supervisión reguladora en este país ocasionó el colapso del crédito en todo el mundo. Fue una respuesta a sus detractores y aliados por pedir normas que permitan una mayor participación del Estado.

De cara a la reunión de Washington, los europeos parecen más interesados en adoptar amplios cambios y endurecer las regulaciones universales de la banca de las que se aplican en Estados Unidos.

"Muchos países europeos tuvieron regulaciones mucho más extensas y siguen teniendo problemas casi idénticos a los nuestros", dijo Bush.

"La historia ha demostrado que la mayor amenaza a la prosperidad económica no es la escasa intervención del gobierno en el mercado sino la excesiva intervención del gobierno en el mercado", agregó. "Sería un tremendo error permitir que unos pocos meses de crisis minen 60 años de éxito".

Bush recibirá a gobernantes del Grupo de los 20 en Washington, cumbre que comenzará con una cena de trabajo el viernes por la noche.

El presidente habló en el corazón de Wall Street, en el venerable Federal Hall donde sesionó el primer congreso estadounidense. El salón se encuentra a pocos metros de la bolsa de Nueva York.

Bush exhortó a una reforma de la economía global que la fortalezca a largo plazo y dijo que los líderes discutirán "medidas concretas".

Durante su estancia en Nueva York, el presidente también habló en una conferencia de las Naciones Unidas sobre tolerancia religiosa y se reunió en privado con el rey Abdalá de Arabia Saudí.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes