Bush firma el histórico rescate financiero

WASHINGTON (AP). Con la economía al borde del abismo y a pocas semanas de las elecciones, el Congreso aprobó el viernes un paquete de rescate financiero por 700,000 millones de dólares y lo envió al presidente George W. Bush, quien lo firmó rápidamente.

Bush declaró que el Congreso actuó "con audacia" para evitar que la crisis de Wall Street afecte a comunidades de todo el país. El presidente añadió, sin embargo, que la economía estadounidense "se enfrenta a serios desafíos".

Los mercados bursátiles respondieron de forma mixta a la aprobación del plan.

El índice industrial Dow Jones subió 200 puntos en el momento del voto de la Cámara de Representantes, pero cayó en picado una hora después, fluctuando a lo largo de la tarde. Según cálculos preliminares, el Dow perdió 157,15 unidades.

La votación en la cámara baja por 263 a 171 coronó una quincena turbulenta en el Congreso y Wall Street, con advertencias diarias de que el país enfrentaba la crisis económica más grave desde la Gran Depresión si los legisladores no aprobaban el paquete. La aprobación del viernes contó con el voto de 58 legisladores más que en la votación del lunes.

"Todos sabemos que nos encontramos en medio de una crisis financiera", dijo John Boehner, el líder de la bancada republicana en la Cámara de Representantes, poco antes de depositar su voto a favor de la intervención federal en los mercados de capitales privados, algo que sólo hace un mes era impensable.

"Y sabemos que si nada hacemos, esta crisis seguramente empeorará y nos colocará en una recesión económica que la mayoría de nosotros nunca ha experimentado".

La presidenta de la cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que el proyecto de ley es necesario "para comenzar a moldear la estabilidad financiera de nuestro país y la seguridad económica de nuestro pueblo".

El secretario del Tesoro Henry Paulson prometió utilizar sus nuevos poderes rápidamente y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que el banco central trabajaría en colaboración con el gobierno.

Pero en Wall Street, donde muchos aguardaron con ansiedad la votación, los inversionistas tuvieron que encarar un informe negativo sobre el mercado laboral, y las acciones bajaron. El Departamento del Trabajo dijo que las empresas suprimieron 159.000 empleos en septiembre, la mayor reducción en cinco años y una prueba más de la contracción económica.

El plan de rescate otorga al Tesoro 700.000 millones de dólares para comprar los valores "tóxicos", principalmente inmobiliarios, que ahogan a las instituciones financieras que los mantienen. La escasez de crédito es cada vez mayor y amenaza a los negocios que necesitan continuar con sus operaciones diarias o expandirse.

También afecta a los ciudadanos que necesitan ayuda financiera para obtener una hipoteca, comprar un vehículo o estudiar en la universidad. Algunos gobiernos estatales han tenido problemas a la hora de recibir préstamos.

La votación en la cámara contrastó con la del lunes, cuando fue derrotada una versión similar del plan, en parte debido a la oposición republicana. Pero el viernes, 33 demócratas y 25 republicanos pasaron de oponerse a la propuesta a apoyarla.

Varios de los demócratas eran miembros de la asamblea electoral afroestadounidense del partido que anunció que el candidato presidencial Barack Obama prometió eliminar más impuestos para los consumidores si llega a la Casa Blanca.

Bush sancionó el viernes el esperado paquete de rescate, poco después de su aprobación por el Congreso.

El presidente firmó la ley en la Oficina Oval, el despacho presidencial de la Casa Blanca. Los fotógrafos de prensa fueron invitados a registrar el acto.

Bush firmó la ley luego de regresar del Departamento del Tesoro, donde agradeció a los empleados que colaboraron en su elaboración.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes