Bush dice que plan económico del gobierno funcionará

WASHINGTON (AP). El plan de rescate gubernamental rendirá fruto a la postre, aseguró el viernes el presidente George W. Bush, aunque no aventuró la pronta recuperación de Wall Street.

La economía no se atascó de la noche a la mañana "y llevará tiempo la descongelación del mercado crediticio", dijo Bush poco antes de la apertura de los mercados, en la sede de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, frente a la Casa Blanca.

Pese a las medidas adoptadas por el gobierno y la Reserva Federal, los bancos de Estados Unidos y el extranjero siguen reacios a prestarse entre ellos y sus clientes.

Los problemas financieros y crediticios comenzaron hace más de un año y empeoraron el mes pasado. La situación constituye una amenaza para la economía de Estados Unidos _ así como la mundial _ con una grave recesión.

La situación ha creado una gran volatilidad en Wall Street, donde el promedio industrial del Dow Jones ha oscilado de forma extremada, con la evaporación de billones de dólares en un solo día, y en menor cuantía en sesiones sucesivas. El Dow bajó el jueves más de 200 puntos a los pocos minutos de la apertura para pasar luego de forma tímida a territorio positivo.

Bush defendió la intromisión del gobierno en la industria privada, hecho extraordinario para cualquier gobierno estadounidense pero en especial con un presidente republicano.

"En circunstancias ordinarias me habría opuesto a dicha medida", dijo Bush. "Empero, no son estas circunstancias ordinarias".

Bush agregó que las medidas adoptadas son "lo suficientemente grandes y audaces para surgir efecto".

Antes de que hablara el mandatario, el Departamento de Comercio informó que la construcción de nuevas casas y apartamentos retrocedió el mes pasado un 6,3%, frente al 1,6% pronosticado por los analistas, a un ritmo anual de 817,000 unidades. Fue el ritmo más lento desde enero de 1991, cuando Estados Unidos se encontraba en una recesión.

A principios de semana, el Departamento del Tesoro anunció que inyectará hasta 250,000 millones de dólares en los principales bancos estadounidenses a cambio de una participación accionaria, algo que no sucedía desde la Gran Depresión de 1930. El gobierno espera que los bancos utilicen la infusión de capital para reconstruir sus reservas y girar créditos a los clientes.

Bush y sus ayudantes económicos pidieron repetidamente a los estadounidenses que tengan paciencia y den tiempo para que tengan efecto las iniciativas del gobierno. Empero, en el Capitolio los demócratas insisten en la necesidad de otra ronda de estímulos económicos.

En lo que va de año han quebrado 15 banco, frente a tres el año pasado. Y los cinco bancos de inversiones más importantes de Wall Street fueron adquiridos por otras empresas, se declararon en bancarrota o se transformaron en bancos comerciales para capear la tormenta financiera.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes