CE presenta plan para luchar contra evasión fiscal

La Comisión Europea presentó este miércoles un plan para luchar contra la evasión fiscal de las multinacionales cuyo objetivo es armonizar el impuesto a las empresas en los 28 Estados miembros, un proyecto criticado inmediatamente por su falta de ambición.

Se trata de " luchar activamente contra las empresas que intentan evadir el impuesto", resumió este miércoles el comisario a cargo del tema, Pierre Moscovici, en conferencia de prensa.

" Ya no podemos tolerar que algunas empresas, generalmente prósperas, evadan su justa contribución al impuesto y que algunos regímenes fiscales las alienten en esa dirección", insistió, en referencia a los acuerdos sobre decisiones fiscales anticipadas o "tax ruling", reveladas en el caso bautizado LuxLeaks.

Este mecanismo, legal, consiste en acuerdos entre la administración fiscal de un país y empresas multinacionales que permiten a las compañías reducir la imposición a los ingresos generados en otros países en donde llevan sus actividades.

El plan responde a " un principio de base: todas las empresas, grandes o pequeñas, locales o mundiales, deben pagar su justa parte del impuesto ahí en donde se sitúe la actividad económica y allí en donde generan sus beneficios", indicó por su parte el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis.

La principal medida presentada este miércoles es la instauración de una base común para el impuesto a las empresas en el bloque de 28 países. La propuesta ya fue presentada en 2011, pero las discusiones sobre el tema entre Estados miembros están bloqueadas.

Para desbloquearlas, la Comisión quiere proceder por etapas, pero también que esta base común sea obligatoria. Cada país podrá no obstante fijar su tasa de imposición a las empresas.

La Comisión finalizará su propuesta dentro de 18 meses. Un calendario poco ambicioso según Alain Lamassoure (conservador), presidente de la comisión especial de la Eurocámara creada luego de LuxLeaks, que reclama "propuestas concretas" para "fin de año".

Su colega de los Verdes, Philippe Lamberts, estima que una base consolidada debe "estar acompañada con una tasa mínima". Actualmente el nivel de impuesto a las empresas difiere de un país a otro, como en Irlanda, en donde el promedio es 12,5%, y Francia, 33,3%.

Otro eje de este programa es la transparencia. La Comisión publicó el miércoles una lista de 30 paraísos fiscales que ya figuran en las listas negras individuales de los Estados miembros. Cuatro están en Europa (Andorra, Guernsey, Liechtenstein y Mónaco), pero también en el Caribe o Centroamérica, como Panamá.

Esta publicación también recibió las críticas. La ONG Oxfam consideró como una "broma" una lista en la que no se incluya a Luxemburgo. Esto " muestra que la UE está en la negación con respecto al rol central que ocupa en la red mundial de paraísos fiscales", dijo Catherine Olier, una responsable de Oxfam, en un comunicado.

La Comisión lanzó también una consulta pública para determinar si hay que obligar a las empresas a hacer públicas algunas informaciones fiscales, en especial su situación país por país, una medida reclamada por las organizaciones no gubernamentales y ya aplicada para los bancos.

La eurodiputada Eva Joly, de los Verdes, fue más virulenta en sus críticas estimando que "la decisión de comprometerse en esta información país por país marca la poca determinación de Pierre Moscovici".

La Confederación Europea de Sindicatos estimó que el plan de acción ofrecía "un buen diagnóstico, claro, pero ninguna perspectiva inmediata de remedio".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes