Caída de PIB menor a lo esperado reconforta

PARIS (AFP). El PIB de Estados Unidos retrocedió un 0,3% en el tercer trimestre a ritmo anual, un dato que confirma los temores a una recesión en la primera potencia mundial, pero que reforzó las alzas en los mercados financieros por tratarse de una caída menor de lo previsto.

La contracción del crecimiento estadounidense, que evidencia los efectos de la crisis financiera en empresas y consumidores, es la primera desde el cuarto trimestre de 2007, indicó la secretaría de Comercio, en la primera de las tres estimaciones sobre el Producto Interior Bruto (PIB).

Este retroceso del 0,3% contrasta claramente con el avance de 2,8% registrado en el segundo trimestre.

No obstante, los analistas habían previsto una caída del 0,5% en el tercer trimestre, por lo que la noticia, aunque negativa, reforzó la tendencia alcista en los mercados mundiales.

Wall Street abrió en alza de 2,07% y el índice Nasdaq subió un 2,48%, animados además por el recorte de las tasas de interés de medio punto porcentual anunciado el miércoles por la Reserva Federal estadounidense (Fed), a 1%.

Sao Paulo, principal bolsa latinoamericana, escaló 2,64% en la apertura.

En Europa, donde la ilusión moderada había reinado durante las primeras horas de intercambio, las bolsas ampliaron sus subidas tras el anuncio del PIB norteamericano. Hacia las 13H30 GMT, Londres se disparaba 8,05%, Fráncfort subía 4,24%, Madrid 3,01% y París, 1,57%.

El recorte de las tasas en Estados Unidos prolongó el jueves por tercer día consecutivo la euforia en las bolsas asiáticas: Tokio cerró en alza de 9,96% y Hong Kong se propulsó 12,82%.

Pero las repercusiones de la crisis financiera en la economía siguen haciendo estragos.

Una crisis económica mundial como la actual es un "evento que se produce una vez en un siglo", declaró el jueves el primer ministro japonés, Taro Aso, al anunciar medidas para estimular la actividad de la segunda economía mundial.

El paquete, de un monto de 277,000 millones de dólares, incluye una reducción de impuestos, ayudas directas a los hogares y préstamos a pequeñas empresas, entre otras iniciativas.

En la Eurozona, la confianza de los empresarios y los consumidores retrocedió en forma drástica en octubre para alcanzar su nivel más bajo desde 1993.

El índice de confianza económica perdió más de siete puntos para establecerse en 80,4 puntos, contra 87,5 puntos en septiembre, lo que significa el retroceso más fuerte en un mes desde su creación, en enero de 1985.

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, tenía previsto reunirse el jueves en Londres con el primer ministro británico, Gordon Brown, para discutir respuestas conjuntas a la crisis financiera.

La ralentización de la economía también trae algunos datos positivos: en España, la inflación, que había alcanzado en los últimos meses niveles preocupantes, se redujo en octubre a 3,6% interanual contra 4,6% en septiembre.

La crisis financiera acapara además la XVIII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, España y Portugal que se celebra en San Salvador, pese a que formalmente este año está dedicada a la juventud y el desarrollo.

La Reserva Federal estadounidense (Fed) acordó el miércoles cuatro líneas de crédito temporales por 30,00 millones de dólares a cada uno de los bancos centrales de Brasil, México, Corea del Sur y Singapur.

Este préstamo, destinado a mejorar las condiciones de liquidez de los mercados financieros mundiales y mitigar la ampliación de las dificultades para obtener fondos en dólares, fue aceptado por Brasil, mientras que México dijo que prescindiría de éste por el momento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que ya ha acordado préstamos para rescatar a las economías de Islandia, Ucrania y Hungría, anunció el miércoles un nuevo mecanismo de créditos a muy corto plazo para los países bien administrados, que "enfrentan problemas de liquidez temporales en los mercados de capitales".

Hasta ahora los créditos que otorgaba la institución estaban destinados "fundamentalmente a países con necesidades a la vez de financiación y de un ajuste de sus políticas", según el director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn.

En el plano empresarial, el fabricante estadounidense de equipos de telecomunicaciones Motorola cayó en números rojos durante el tercer trimestre y revisó a la baja sus previsiones para 2008, anunció el jueves.

Las pérdidas netas ascendieron a 397 millones de dólares.

En cambio, el fabricante alemán Volkswagen confirmó sus previsiones para 2008 y publicó unos resultados según los cuales resiste mejor que algunos de sus competidores a la actual crisis del mercado automovilístico.

En los primeros nueve meses de 2008, el beneficio neto de Volkswagen aumentó de 28,5% respecto al año anterior, para situarse en 3,00 millones de euros.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes