Caída en Wall Street amenaza con reducir el consumo de EEUU

WASHINGTON ( AP). Es lo último que un nervioso consumidor estadounidense y una economía débil necesitan: una caída en Wall Street que acabe con la poca confianza restante.

Los estadounidenses, que ya sufren bajos salarios, la inseguridad laboral y los altos precios de la gasolina, han visto cómo un desplome del 15% en los precios de las acciones redujo sus cuentas para el retiro en las últimas dos semanas y media.

Cuando los consumidores se sienten inestables económicamente son menos propensos a comprar muebles nuevos, aparatos electrodomésticos o automóviles. Su gasto representa cerca del 70% de la economía estadounidense.

La caída en las bolsas de valores norteamericanas podría reducir el gasto general por 140.000 millones de dólares, o 1,3%, para el próximo año, dijo Paul Dales, analista sénior para Estados Unidos de Capital Economics.

Dales prevé que la agitación en los mercados bursátiles podría reducir el crecimiento económico anual estadounidense en medio punto porcentual durante 2012.

No hay mucho dinero que sobre. Durante los primeros seis meses del año, la economía creció a un mediocre ritmo de 0,8% anual. Eso explica parcialmente el desplome en Wall Street: en parte, las acciones descienden ante los temores de que el país pueda caer de nuevo en una recesión.

David Kelly, jefe de estrategias de mercado con J.P. Morgan Funds, dijo temer que la caída del mercado se convierta en "una predicción que puede provocar por sí misma que se haga realidad... y nuestros temores nos llevarán a una recesión".

Los bajos precios de las acciones podrían disminuir el gasto de los consumidores de más poder adquisitivo. El 80% de las acciones pertenecen al 10% más adinerado de los estadounidenses y el 20% más rico representa aproximadamente el 40% del gasto de los consumidores. Los minoristas de artículos de lujo que han ayudado a mantener la economía podrían verse en problemas.

Incluso antes de que las acciones empezaran a desplomarse el mes pasado, los consumidores no se mostraban del todo entusiasmados. En junio redujeron su gasto por primera vez en 20 meses.

El Indice Rasmussen de Consumo, obtenido por medio de una encuesta a nivel nacional, reveló el lunes que el 70% de los estadounidenses cree que la situación económica está empeorando. Esa cifra es muy superior al 45% registrado al inicio del año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes