Cámara de Comercio enfrentada a Obama

WASHINGTON (AP). Si el presidente Barack Obama desea medir el temple de la oposición, sólo tiene que mirar hacia el Parque Lafayette desde la Casa Blanca. Allí, tras 10 columnas enormes de estilo corintio, se encuentra la sede de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, una de las principales detractoras de las reformas del seguro médico y el sistema bancario.

La cámara defiende la superioridad en eficiencia y control de gastos del sector privado contra las iniciativas presidenciales de dar al estado un papel preponderante en ambas industrias. Al volver los legisladores a sus distritos durante el receso estival de agosto, la cámara se ha sumado a la polémica que tiene molestos ya a muchos estadounidenses.

La entidad destinó 2 millones de dólares para refutar la propuesta de Obama que haría del gobierno federal un formidable competidor del sector privado en el campo de la medicina social. Es la vos de las empresas aseguradoras, opuestas a una medicina social del tipo europeo o canadiense pero que desean colaborar con la Casa Blanca en su empeño de hace obligatorio el seguro médico.

Además, la Cámara se opone al plan de la Casa Blanca de crear una agencia para proteger las finanzas de los consumidores y ha formado grupos de ese sector con el fin de retrasar la legislación.

Con 3 millones de miembros, la Cámara trabaja con sus filiales locales y regionales en campañas para enviar cartas a los legisladores y piensa seguir sus comparecencias públicas para asegurarse de que la oposición de la Cámara de Comercio es escuchada y tenida en cuenta.

Además, el grupo prepara una campaña de 100 millones de dólares en favor de las empresas y el sistema de libre comercio, que los funcionarios de la institución creen está siendo atacado. Con tal fin advirtió a los legisladores que sus esfuerzos coincidirán con la campaña de las elecciones legislativas del 2010.

"Existe una ofensiva gubernamental para intervenir en más y más aspectos de la vida mercantil del país", afirmó el principal cabildero de la cámara, Bruce Josten, en una entrevista. Creemos que alguien tiene que dar la cara".

Los críticos destacaron que la Cámara se opone a la interferencia del gobierno en el sector privado pese a que respaldó las gestiones federales para rescatar la industria financiera con centenares de miles de millones de dólares del erario, al igual que la industria automotriz. Es más, la Cámara objeta los planes de la Casa Blanca en materia de salud al mismo tiempo que las aseguradoras y profesionales de la salud intentan negociar con la Casa Blanca.

Con tal fin, la cámara ha pagado anuncios en prensa y televisión en contra del plan gubernamental de ofrecer un seguro médico obligatorio y costeado por el contribuyente, dirigidos a demócratas conservadores y republicanos en cinco estados. respecto a las normas bancarias, organizó recientemente para pedir el aplazamiento de la legislación que establecería un organismo de protección de los consumidores en esa materia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes