Cámara baja aprueba medida de financiamiento del gobierno

WASHINGTON (AP). La Cámara de Representantes aprobó el viernes una ley presupuestaria de un billón de dólares que financiará las operaciones diarias de 10 departamentos del gabinete y evitará un cierre del gobierno, mientras líderes senatoriales lograron un acuerdo tentativo para renovar temporalmente el pago por desempleo y la rebaja fiscal sobre la nómina.

La aprobación en la cámara baja por 296-121 representó un inusual ejemplo de bipartidismo en un Capitolio extremadamente polarizado.

La votación del viernes envía la medida presupuestaria al Senado, que se espera la apruebe el sábado.

La medida implementa recortes presupuestarios dispuestos en un pacto en agosto entre el presidente Barack Obama y el Congreso. Reduce gastos en la mayoría de las agencias nacionales y concede al Pentágono el menor incremento presupuestario en la historia reciente. Paga por una serie de programas que van desde seguridad fronteriza a control de inundaciones, combate al SIDA y la hambruna en Africa.

Muchas cláusulas deseadas por los republicanos fueron retiradas de la ley antes de su aprobación, y los demócratas bloquearon una serie de ataques del partido opositor contra regulaciones de la Agencia de Protección Ambiental, aunque el presupuesto de la agencia sufrió un recorte de más de 3%.

Los líderes republicanos consiguieron frenar nuevas reglas que requerirían el uso de bombillas más eficientes, demoras en regulaciones sobre el polvo de carbón y eliminar fondos federales para el programa de intercambio de agujas hipodérmicas para drogadictos.

Los costos de guerra serían de 115.000 millones de dólares, un recorte de 43.000 millones comparado con el año previo.

La medida recorta el presupuesto del Pentágono, la ayuda al exterior y los gastos ambientales, pero fortalece los fondos para los programas de veteranos militares. La Comisión de Bolsas y Valores, responsable de implementar nuevas regulaciones bajo la reforma financiera, consiguió un incremento presupuestario de 10%.

Los dirigentes senatoriales acordaron en principio un proyecto de ley para renovar durante dos meses la reducción fiscal sobre la nómina y el pago por desempleo, al tiempo que le pidieron a Obama que acepte las exigencias de los republicanos que solicitan una pronta decisión sobre un oleoducto que promete miles de empleos.

Está previsto que la iniciativa sea votada el sábado. Cualquier acuerdo sobre esos aspectos debe también ser aprobado por la cámara baja para luego remitirlo a la posible promulgación de Obama.

El gobierno de Obama aceptaría un acuerdo senatorial en principio sobre esos tópicos aunque sólo fuera por dos meses, dijo un alto funcionario en declaraciones anónimas.

El funcionario, sin autorización para hablar en público de la situación, indicó que Obama casi seguramente rechazaría cualquier solicitud de una pronta determinación sobre el proyectado oleoducto entre Canadá y Texas.

El presidente Obama y muchos demócratas en el congreso se oponen a la aceleración de las obras del proyecto del oleoducto Keystone X, que se extendería casi 2.736 kilómetros (1.700 millas) desde el oeste de Canadá.

Horas antes del acuerdo, la Casa Blanca había desistido de la amenaza de vetar cualquier iniciativa que vinculara la renovación del recorte de impuestos sobre la nómina a la exigencia republicana para agilizar el permiso sobre el oleoducto.

Algunos senadores republicanos, cuando salían de una reunión privada en que el precio del paquete de los dos meses fue fijado entre 30.000 y 40.000 millones de dólares, dijeron que el costo sería cubierto por una tarifa sobre las hipotecas respaldadas por las firmas Fannie Mae y Freddie Mac.

Varios funcionarios dijeron que el acuerdo está sujeto a que en 60 días se tome una decisión sobre el oleoducto, con base en el principio de que Obama autorice la construcción a menos que ese proyecto no sea de interés nacional.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes