Campo petrolero colombiano bajo control policial

BOGOTA (AP). Un vasto campo petrolero que produce 25% del crudo de Colombia amaneció el miércoles bajo el control de la policía tras intensas manifestaciones de sus trabajadores, mientras delegados del gobierno anunciaron una reunión para solucionar el conflicto.

El viceministro del Interior Aurelio Irragori dijo el miércoles que estuvo reunido junto a su colega de Protección Social, Mauricio Santamaría, con delegados de la petrolera Pacific Rubiales Energy y de la Central Unica de Trabajadores (CUT) y la Unión Sindical Obrera (USO).

En esa cita en Bogotá que se extendió hasta la madrugada, dijo Irragori en una entrevista con radio Caracol, se acordó cesar las protestas y cualquier acción violenta y reanudar el diálogo en una mesa de negociaciones.

En la medida que no se produzcan hechos violentos, agregó Irragori, se abrirá un espacio para que obreros, la empresa y trabajadores de compañías contratistas discutan "cuáles son los aspectos de fondo".

El viceministro dijo que se desconocen las razones de las protestas --que incluyeron el bloqueo de vías internas del campo y trabajadores enfrentándose con agentes antimotines con palos, piedras y bombas molotov-- porque en julio se establecieron mesas de diálogo. Una de esas mesas es sobre temas salariales, agregó.

El campo de producción está ubicado en Puerto Gaitán, departamento de Meta y a unos 230 kilómetros al sureste de Bogotá. Es explotado por Pacific Rubiales Energy, con sede en Toronto, en sociedad con la estatal colombiana Ecopetrol.

Debido a las protestas del lunes y martes, en Puerto Gaitán --un poblado de al menos 22,000 habitantes-- las autoridades implantaron un toque de queda hasta las 1100 GMT del miércoles.

"El campo está en este momento bajo el control y el mando de la policía", dijo el viceministro.

En el campo trabajan unas 12,000 personas de las cuales al menos 5,000 están afiliadas a la USO.

Camilo Valencia, vicepresidente ejecutivo de Pacific Rubiales Energy, aseguró que el salario mínimo para la mano de obra no calificada del campo está en el mismo nivel de toda la industria petrolera en el país: 1,05 millón de pesos mensuales (unos 583 dólares), más tres comidas diarias y alojamiento. Agregó que esperan una auditoría del Ministerio de Protección Social o de Trabajo que reflejarán "la realidad" pero advirtió que "lo que tengamos que mejorar, se va a mejorar".

Aunque los manifestantes no han dicho cuál es su aspiración salarial, en julio miembros de la USO y de la CUT dijeron que buscan acercar su salario básico al que tienen los trabajadores de la estatal Ecopetrol de unos 2 a 2,5 millones de pesos (de 1,100 a 1,380 dólares) y mejorar las condiciones del campo, desde los baños y comida hasta las vías de acceso, algunas sin pavimentar o con baches.

Debido a las manifestaciones la producción del campo, de unas 64,000 hectáreas, fue paralizada el martes. Se espera que se reanude en la jornada, dijo Irragori.

Directivos de Pacific Rubiales Energy han dicho que la producción de 225,000 barriles diarios del campo equivale a 25% del total nacional.

Colombia viene aumentando paulatinamente su producción de crudo y al cierre de agosto alcanzó 953,000 barriles al día, según el Ministerio de Minas y Energía. El gobierno espera cerrar el año con una producción nacional de crudo de un millón de barriles.

La paralización del bombeo en el campo fue la segunda desde fines de julio, cuando se produjeron protestas similares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes