Centroamérica pide a Europa más apertura de su mercado

BRUSELAS ( AFP). Los países centroamericanos que negocian un Acuerdo de Asociación con la UE solicitaron el martes una mayor apertura del mercado europeo a sus productos agrícolas, un paso que estiman indispensable para concluir las negociaciones el mes próximo.

Los ministros de Comercio de Centroamérica o sus representantes hicieron este reclamo ante un grupo de eurodiputados en Bruselas, adonde viajaron para dar un impulso político a la séptima ronda de negociaciones abierta el lunes con la Unión Europea (UE).

Pese a que las tratativas avanzan a buen ritmo, los responsables políticos señalaron como principal escollo el acceso al mercado europeo y reclamaron a la UE que de muestras de " flexibilidad" y levante barreras a sus productos agrícolas.

" Europa nos pide que Centroamérica le otorgue el mismo trato que le otorgamos a Estados Unidos" en su Tratado de Libre Comercio (TLC), el CAFTA, pero este último no impone las mismas " restricciones" a la importación, explicó el ministro costarricense de Comercio Exterior, Marco Vinicio.

A los europeos " podemos otorgarles un trato muy, muy atractivo en materia de servicios, pero siempre y cuando nos ayuden en el tema agrícola", recalcó.

Los seis países centroamericanos -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá-, reclaman a la UE una rebaja arancelaria para el banano comparable a la ventajosa tarifa pactada entre Bruselas y Colombia y Perú en su TLC cerrado recientemente.

Según ese acuerdo, el arancel quedará en 75 euros/tonelada en 2020, frente a los 114 euros/tonelada para 2017 que la UE acordó en diciembre en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) con el conjunto de países latinoamericanos.

" Queremos hallar un equilibrio entre nuestros intereses" y los de los europeos, explicó por su parte la jefa negociadora de Guatemala, Edith Flores de Molina, invitando a "tomar como referencia acuerdos anteriores", en una alusión velada al TLC con Colombia y Perú.

La región, octava economía de América Latina con unos 40 millones de habitantes, exige además una cuota satisfactoria de importación de otros productos, como el azúcar y la carne.

" Lo importante es que (el acuerdo) se haga bien, con una alta dosis de solidaridad", señaló el ministro hondureño de Industria y Comercio, Oscar Escalante, defendiendo que la presencia centroamericana en Europa " no debe limitarse a camarones y café".

Las negociaciones entre ambas regiones se iniciaron hace tres años y, tras una suspensión temporal motivada por el golpe de Estado en Honduras en junio de 2009, se reanudaron en febrero.

El objetivo es rubricar el Acuerdo de Asociación en la próxima cumbre entre la UE y América Latina el 18 de mayo en Madrid.

La ronda que finalizará este viernes en Bruselas abarca exclusivamente el pilar más espinoso, el comercial, y es la primera desde que la UE aceptó la semana pasada integrar a Panamá en el Acuerdo de Asociación.

El viceministro panameño de Comercio, Francisco Alvárez de Soto, explicó este martes que la integración era una " prioridad" de su gobierno, defendiendo el " valor" que su país aporta al Acuerdo al ser " más fuerte en áreas como los servicios o la inversión" que sus vecinos.

La UE y Centroamérica han previsto una última ronda a partir del 19 de abril en Bruselas para cerrar los tres pilares del Acuerdo: comercio, cooperación y diálogo político.

Interrogado por la prensa sobre si se logrará cumplir con el calendario y suscribir el acuerdo en la cumbre de Madrid, Vinicio se mostró optimista: " Si trabajamos fuertemente esta semana y logramos avanzar, podríamos pensar en tenerlo el 18 de mayo", subrayó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes