China quizá apele fallo de la OMC en importación de films

BEIJING (AP). China anunció hoy jueves que podría apelar un fallo de la Organización Mundial de Comercio que obliga a Beijing a aflojar las restricciones a las importaciones de películas, música y libros, último incidente de su disputa comercial con Washington.

El Ministerio de Comercio insistió que Beijing no obstaculiza la importación de productos informativos ni audiovisuales, pese al fallo emitido la víspera por una comisión técnica de la OMC de que el gobierno comunista viola las normas del libre comercio al obligar la importación de esos productos a través de empresas chinas de propiedad estatal.

"La parte china evaluará detenidamente el fallo del grupo técnico y no descarta la posibilidad de una apelación", dijo el vocero del ministerio Yao Jian en una declaración escrita. "Los canales para llegar al mercado importador de China de material escrito, películas y música están completamente abiertos", agregó la nota.

El caso es especialmente delicado para Beijing porque el gobierno comunista considera el control de las películas, música, libros y otros medios de comunicación un utensilio para proteger su poderío político. El gobierno intenta cimentar los estudios de cine estatales y otros medios de comunicación a fin de propagar las opiniones y directrices del partido tanto en el país como en el extranjero.

La disputa es una de varias entre Estados Unidos y China, que son respectivamente la primera y tercer economías del mundo, para tener libre acceso a sus mercados. Estados Unidos es el mayor exportador de películas, música pop y otros bienes culturales y considera el aumento de las ventas en esos campos un medio útil para acortar su déficit comercial multimillonario con China.

Beijing acordó en el 2001, cuando se unió a la OMC, tratar por igual a las empresas nacionales y extranjeras. Empero, muchas empresas foráneas en un amplio campo de productos y servicios se han quejado repetidamente que encaran obstáculos al importar e invertir en el país comunista.

La comisión técnica de la OMC dijo que Beijing podría mantener el requisito de que las películas importadas pasen por uno de los dos distribuidores designados por el gobierno _ no que no se aplica a las cintas chinas. Además, el fallo rechazó el argumento de Washington de que la censura china perjudica sus exportaciones musicales.

Los productos culturales extranjeros son populares en China y los distribuidores encaran una reñida competencia del pujante mercado negro chino. Algunos se quejan incluso de que Beijing fomenta la demanda de esos productos pirateados al limitar el acceso a los bienes legítimamente importados.

Pese al rápido crecimiento, la renta per cápita en China es solamente de 3,000 dólares anuales y los consumidores quizá no estén dispuestos a pagar mayores precios por productos extranjeros de legítima procedencia.

Algunas empresas cinematográficas extranjeras al intentado combatir esa piratería al vender DVDs legítimos de nuevas películas de Hollywood por 22 yuan (3,20 dólares). Empero, a ese precio la cinta legítima sigue siendo mucho más cara que la pirateada, vendida por 8 yuan (1,15 dólares) o menos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes