Cierre de tiendas preocupa en Cuba

LA HABANA ( AP). La mayoría de las tiendas de la corporación Cubalse continuaron cerradas hoy lunes y generaron preocupación entre la población en momentos en que la isla también es afectada por la crisis económica mundial.

En un recorrido por una decena de tiendas, AP constató el cierre " los 30 y 31 de julio por inventario total y traspaso para tiendas TRD (Tiendas de Recaudación de Divisas)", decía un aviso en las puertas, sin embargo, hoy lunes se mantuvieron cerradas sin más explicación.

" Estamos en inventario total, no se terminó" explicó a la AP, la dependiente de una tienda que rechazó identificarse. Ante la queja del cliente Rolando Rojas, de 59 años, porque no se actualizó el aviso, la dependiente admitió " usted tiene toda la razón, pero yo no soy la gerente".

El gobierno cubano dispuso en mayo la disolución de Cubalse, una de las más grandes de sus corporaciones destinada a prestar servicios a extranjeros y recaudar divisas foráneas, y estableció el traspaso de sus actividades y bienes a otras compañías estatales cubanas sin que estas se paralicen o vean afectadas.

Manejaba gasolineras, restaurantes, cafeterías, venta de automóviles, clínicas para mascotas, renta de casas a extranjeros o diplomáticos y contratación de personal local para embajadas, entre otros.

La corporación fue fundada en 1962 con el objetivo de " recuperar bienes para el pueblo", como se llamó al proceso por el cual el Estado isleño confiscó muebles, joyas y arte valioso a los antiguos propietarios ricos y los entregó a museos o les dio uso social.

Todas las tiendas de Cubalse vendían sus productos en Pesos Convertibles, una moneda que circula en la isla y que la unidad equivale a 24 pesos cubanos. En Cuba la población recibe su salario en pesos cubanos, cuyo promedio se traduce a unos 20 pesos convertibles.

María Eloísa Cabrera, directora comercial de TRD Caribe, explicó a la AP en comunicación telefónica que la demora se debe a " las medidas organizativas que se tomaron y hubo incompatibilidad en los sistemas informáticos de trabajo".

Aseguró que " las tiendas van a seguir vendiendo todo lo que tenía Cubalse, no va a cambiar nada, se mantendrán los mismos productos y los mismos servicios".

El cierre de las tiendas por más de cinco días preocupó a la población que teme un aumento de los productos esenciales que la mayoría de los cubanos compran en esas tiendas como el aceite, el tomate enlatado, la leche, el detergente.

El gobierno de Raúl Castro decidió cerrar o reorganizar varias entidades estatales en un esfuerzo por reducir la burocracia y reajustar los gastos en la isla donde la meta de crecimiento pasó de 2,5% a 1,7%.

El propio mandatario cubano expresó en un discurso ante el Parlamento el sábado que " nos hemos visto forzados a renegociar deudas, pagos y otros compromisos con entidades extranjeras".

También afirmó que las exportaciones de la isla decrecieron " significativamente" a causa de las caídas de los precios, en particular mencionó el caso del níquel y del turismo. Además señaló que " ha disminuido el valor de nuestras importaciones".

" No se sabe cuando vamos a abrir, se están ajustando los precios de los productos a los de la nueva cadena que asume la tienda" explicó Jorge, un dependiente que no quiso dar su apellido.

Para Diego Delgado, un jubilado de 75 años, oír " reajuste" significa " aumento".

Para Roberto León de 22 años, leer un cartel que ofrece disculpas sin precisar fecha de apertura " es como una burla, ¿no?".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes