Colombia: continúan bloqueos por paro agrario

BOGOTA, Colombia (AP). Manifestantes sostenían el miércoles bloqueos en distintos puntos de las carreteras del país, al tiempo que la policía levantaba otros sin que hasta ahora se vislumbre una salida al paro agrario iniciado esta semana.

Al final de la jornada la policía dijo en su cuenta de Twitter que los manifestantes mantenían 12 cierres viales que afectaban carreteras en seis departamentos, y que al menos 93 personas habían sido detenidas por obstrucción de vías públicas desde el lunes, cuando comenzó el paro.

A lo largo del día se produjeron cierres de distintas carreteras en al menos tres departamentos: Cundinamarca y Boyacá, en el centro del país, y Cauca, en el suroeste, y cuyas vías ya habían sido despejadas en días anteriores.

Un alcalde, comandantes policiales regionales y un vocero de los gremios en paro confirmaron a la AP en entrevistas telefónicas escaramuzas en las que al menos 30 personas --15 de ellas civiles y el resto soldados y policías-- resultaron levemente heridas por golpes de piedras y palos e intoxicadas por gases lacrimógenos lanzados por la policía.

El presidente Juan Manuel Santos ha dicho que su administración ha entregado una abultada ayuda financiera, casi 1 billón de pesos (unos 526 millones de dólares), a los caficultores y a otros gremios en lo que va de año, y que hay intereses electorales detrás de la manifestación, porque buscan debilitar su posición antes de los comicios de mayo del 2014.

Productores del sector agrícola y camioneros de transportadores de carga están en paro indefinido desde el 19 de agosto porque desean negociar con el gobierno un vasto pliego de demandas. Los camioneros piden rebajas de al menos un dólar por galón en el precio del combustible, mientras que los productores de papa piden la intervención del gobierno para que bajen los precios de los abonos y los fertilizantes. Asimismo, piden rechazar la aplicación de tratados de libre comercio como los que Colombia ha firmado con Estados Unidos y la Unión Europea.

Con respecto a las negociaciones Oscar Gutiérrez, del movimiento "Dignidad Cafetera" que agrupa a 130.000 productores, dijo en entrevista telefónica que el gobierno ha optado por la estrategia de llamar a cada sector por separado y que "no ha llamado a la mesa de unidad" agraria que reúne a por lo menos ocho sectores de cultivadores como arroz, café, papas y cebolla.

Los paperos "están peleando, es una situación muy difícil y el gobierno los ha tratado muy mal, les ha dado muy duro" con los agentes antimotines que levantan los piquetes instalados por esos cultivadores, añadió Gutiérrez.

Muchos de los cafeteros, un gremio que en total abarca a unas 560.000 familias productoras en todo el país, no se sumaron a la nueva huelga porque el gobierno les garantizó que las ayudas que ya reciben se mantendrán en el 2014. Sin embargo, Gutiérrez dijo que otros productores del grano quieren ese compromiso oficial por escrito y que se incluya en el presupuesto nacional del año entrante.

Varios productores de café participaron en un paro de 12 días desde fines de febrero y hasta comienzos de marzo de 2013 en reclamo de subsidios para cubrir una caída en los precios del grano en el mercado internacional, la primera protesta del gremio en el país desde los años 90.

El gobierno sostiene que no negociará demandas de los gremios bajo presión y ha exigido el levantamiento de bloqueos.

Mientras que algunos cafeteros sólo han hecho marchas y concentraciones pacíficas, cultivadores de papa y cebolla en la zona central de Cundinamarca y Boyacá han salido en pequeños grupos a apostarse en vías y lanzar piedras a la policía.

Entre los cierres estuvo uno en la localidad de Ubaté, en el central departamento de Cundinamarca y donde medio centenar de manifestantes cerraron desde la noche del martes la vía que conecta con el departamento de Boyacá con troncos de árboles y llantas en llamas. El enfrentamiento con los agentes antimotines continuó hasta la madrugada del miércoles.

Otro enfrentamiento se produjo en una vía del municipio de Ventaquemada, en Boyacá, donde los manifestantes obligaron a un conductor de un camión de carga que iba vacío a detenerse y luego incendiaron el vehículo rociándolo con gasolina, dijo Virgilio Farfán, el alcalde de Ventaquemada, un municipio agrícola normalmente tranquilo y pequeño de 16.000 habitantes, de los cuales al menos 95% se dedican al cultivo de papa, arvejas y zanahoria.

El alcalde indicó telefónicamente que los bloqueos han sido intermitentes, al igual que la acción de la policía para desbloquear las vías.

Lo del paro y reclamos de los campesinos "es un tema muy complejo....resulta muy difícil en el caso (de los alcaldes) decir por ejemplo mire le voy a dar subsidios para que compren agroquímicos" porque tales decisiones o políticas corresponden por ley al gobierno nacional y no a los municipales, explicó Farfán.

César Pachón, vocero de las al menos 42.000 familias que en el departamento de Boyacá se dedican al cultivo de papa, se quejó en entrevista telefónica desde Tunja, capital departamental, de la acción de la policía que calificó de abusiva y dijo que mantendrían su protesta.

En la zona de Ventaquemada, Pachón calculó que había 800 campesinos manifestándose de forma intermitente en la vía.

Otros choques fueron en el departamento de Cauca, al suroeste del país, en un tramo de la carretera principal que comunica al departamento con el vecino departamento de Valle del Cauca, dos de los más conflictivos del país porque en ellos operan desde unidades de la guerrilla hasta narcotraficantes.

El teniente coronel Julio Pinzón, comandante de la Brigada 29 del Ejército que tiene jurisdicción en el departamento de Cauca, aseguró que los manifestantes ya no eran cultivadores, porque ellos no utilizaban cocteles molotov u otros artefactos explosivos artesanales que fueron usados el miércoles por los manifestantes para impedir el desbloqueo de al menos dos kilómetros de la carretera y que estaba cerrada por enormes troncos de árboles cortados desde los lados de la vía.

Al menos dos camiones fueron quemados en ese tramo y otros dos fueron volcados, incluyendo uno que llevaba 2.000 litros de leche. Sus conductores no sufrieron daños, pero la policía y el ejército debieron utilizar grúas para quitarlos del camino y permitir el paso, dijo Pinzón en entrevista telefónica.

El martes el general Rodolfo Palomino, director de la policía nacional, indicó que desde el lunes y hasta el martes por la tarde 61 personas habían sido arrestadas por alteración del orden público, cierre de vías y uso de artefactos explosivos artesanales, entre otros cargos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes