Colombia posterga medidas sobre empresas estafadoras

BOGOTA (AP). El gobierno del presidente Alvaro Uribe postergó la madrugada de hoy lunes la emisión de medidas que estudia para frenar la crisis desatada por el colapso de empresas que recaudan dinero ilegalmente ofreciendo exorbitantes ganancias.

Tras una reunión de ocho horas entre Uribe y su gabinete que comenzó la tarde del domingo en la casa de gobierno, el portavoz presidencial César Mauricio Velásquez informó que se suspendió el encuentro y que el lunes habría una nueva ronda porque "se trata de un tema muy delicado".

Uribe había anticipado el sábado que las medidas serían anunciadas el domingo y que su equipo de gobierno trabajaba en medidas como un aumento a la pena de prisión para el delito de captación de dineros sin autorización, castigado ahora con hasta seis años de cárcel, así como algún mecanismo para ayudar a los sectores más pobres que perdieron plata en esas compañías, conocidas aquí como "pirámides".

El gobierno aplicaría un estado de emergencia, una figura constitucional que le permite emitir decretos por 30 días prorrogables otros 30, y así evitar el engorroso trámite en el Congreso para que las medidas adoptadas entren en vigencia de inmediato. El anuncio sería hecho por el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuloaga.

El gobierno no ha dicho si cubrirá a los que perdieron dinero en estas empresas y sólo ha indicado que buscará ayudar a las personas más pobres que colocaron dineros en ellas facilitando su acceso a la banca formal.

Desde el miércoles, las autoridades han decomisado en oficinas de esas compañías unos 92,400 millones de pesos (unos 42 millones de dólares) y 52 personas que trabajaban en ellas han sido detenidas, según la policía en un comunicado divulgado el sábado por la Presidencia.

En las primeras declaraciones desde el colapso de la empresa que creó, Carlos Alfredo Suárez, dijo a radio RCN que su compañía se llamaba Proyecciones Directo --no dinero-- Rápido Fácil y Efectivo (DRFE), contaba con seis millones de afiliados pero no dio el monto de plata que manejó.

Aseguró que el colapso de DRFE fue producto de la "persecución del estado y los medios" de comunicación y que entre sus clientes estaban desde "altos oficiales" de la policía y el ejército, hasta políticos y miembros de la farándula a los que no identificó.

No dio detalles de la creación de la compañía, dijo que nació en una familia "muy humilde" hasta que se le despertó "la ambición" y "el hambre" por el comercio.

Consultado en varias ocasiones sobre cómo podía pagar intereses de más 70% y 150% al mes, Suárez declinó dar respuestas directas, se quejó porque dijo que su vida estaba amenazada y que el gobierno debía responder a los clientes que reclamaban sus fondos.

DRFE colapsó el miércoles ante versiones de que Suárez había huido del país sin pagarle a sus inversionistas.

Las autoridades de algunos municipios, como Puerto Asís en el departamento suroccidental de Putumayo, decretaron la noche del domingo un toque de queda hasta las 05:00 de la mañana ante el nerviosismo generado por las versiones de que el gobierno ordenaría el domingo el cierre de otra de esas empresas. El alcalde de Puerto Asís, Mauro Toro, confirmó en declaraciones telefónicas el toque de queda en su comunidad.

La compañía mencionada en las versiones es DGM, que _según su propietario, David Murcia_ tiene al menos 60 oficinas, más de 200,000 clientes e ingresos de unos 400,000 millones de pesos (unos 181 millones de dólares).

Las autoridades no han explicado porqué no cerraron ese tipo de empresas si al menos desde comienzos de año se reportaron estafas de otras compañías que usaban sistemas similares.

Tampoco han dicho cuántos colombianos habrían perdido dinero en DRFE, que de acuerdo a la Superintendencia recaudó este año, hasta septiembre, unos 400,000 millones de pesos (unos 181 millones de dólares) en cuatro distintas ciudades del suroeste colombiano, donde tenía su sede y la región más afectada hasta el momento.

Enfurecidos clientes saquearon el miércoles y jueves a oficinas de DRFE y causaron disturbios en el suroeste del país. Un hombre murió en medio de los desórdenes y otro en un hecho posterior que las autoridades vincularon con las estafas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes