Congreso aprueba presupuestos afínes a deseos de Obama

WASHINGTON (AP). El Congreso aprobó ayer jueves iniciativas del presupuesto nacional para el próximo año fiscal, que atienden ampliamente los planteamientos del presidente Barack Obama y trazan el camino para definir después las principales prioridades del mandatario sobre salud, energía y educación.

El Senado avaló el presupuesto horas después de que la Cámara de Representantes dio el visto bueno a un proyecto similar. Las dos instancias legislativas están controladas por el gobernante Partido Demócrata.

"Se va a necesitar mucho trabajo para limpiar el desorden que heredamos, y la aprobación de este presupuesto es un paso crucial en la dirección correcta", señaló el líder demócrata en el Senado, Harry Reid. "Siguiendo cabalmente esas prioridades ayudaremos a voltear la economía para los muchos estadounidenses que están en aprietos ahora".

La cámara baja aprobó su versión en una votación cantada de 233-196, con casi la mayoría de los demócratas avalándola y de los republicanos rechazándola. La iniciativa prevé un gasto de 3,6 billones (billones) de dólares para el año fiscal que comienza el 1 de octubre e incluye un déficit de 1,2 billones (billones) de dólares.

El Senado aprobó su proyecto horas después en una sesión encabezada por el vicepresidente estadounidense, Joe Biden. La votación fue de 55-43 en favor una iniciativa un poco diferente con un gasto de 3,5 billones y un déficit de 1,2 billones.

La proyección del déficit fiscal en las dos cámaras supera con mucho los registros históricos. Pero representan una mejoría sobre el déficit prevista para el año en curso que es de 1,8 billones debido al gasto y a las reducciones impositivas que fueron destinados para apoyar a la alicaída economía por la crisis mundial, así como las enormes erogaciones para el rescate del sector financiero.

Las aprobaciones fueron el epílogo de tres meses de trabajo del Congreso, dominado por los demócratas, que empezó a sesionar en enero.

Con una rapidez inusitada, los legisladores han aprobado un paquete de 787.000 millones de dólares para estimular a la economía, han allanado el camino para la entrega de 350.000 millones de dólares para el rescate del sector financiero y aprobado la expansión de la atención médica infantil, entre otras medidas.

La Casa Blanca emitió un comunicado que elogió la votación de la cámara baja y la consideró "otro paso hacia la reconstrucción de nuestra atribulada economía".

Las decisiones de las dos cámaras representan una victoria para el gobierno, pero las dos iniciativas presupuestales apenas si preparan el terreno, complicado por cierto, para empezar a definir las prioridades presidenciales, que son la expansión y la reforma del sistema nacional de salud, la creación de una nueva política energética y un cambio radical en la educación.

En el panorama hay más batallas, particularmente en torno a los temas de salud y energía. Y aunque Obama hizo una serie de propuestas específicas para financiar sus iniciativas, los legisladores que redactaron el presupuesto se negaron a tomar una postura sobre el recorte recomendado al gasto en Medicare o la imposición de cientos de miles de millones de dólares en nuevos costos a los mayores contaminantes de la nación.

El país quiere "cambios auténticos y hemos venido aquí para marcar una diferencia", dijo la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mientras ambas cámaras trabajaban en los planes para impulsar el gasto en programas nacionales, elevar impuestos a los más acaudalados en los próximos dos años y allanar el camino para emprender acciones este año, sobre los asuntos prioritarios de Obama en materia de salud, energía y educación.

Los republicanos en las dos cámaras acusaron a los demócratas de proponer planes que dañarían en el largo plazo a la economía, ya devastada por la recesión, en vez de ayudarla. Señalaron también que el presupuesto pondrá demasiada carga de deuda sobre los hombros de las futuras generaciones.

"El presupuesto del gobierno simplemente grava mucho, gasta mucho y pide prestado mucho, en el momento en que menos podemos darnos ese lujo", dijo el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell.

Pero una alternativa republicana fracasó en la Cámara de Representantes, donde 38 legisladores de ese partido votaron en contra de un plan apoyado por sus propios dirigentes. La oposición fue atribuida a una provisión que contemplaba la eliminación del servicio tradicional Medicare, a cambio de una tarifa, para individuos que lleguen a los 65 años en el 2020 o en años posteriores, reemplazándola con cobertura de empresas privadas de seguros.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes