Conversaciones constructivas hacia rescate automotriz

WASHINGTON(AP). La Casa Blanca aseguró, hoy sábado, que ha tenido conversaciones constructivas con los líderes del Congreso sobre la forma de ayudar a la enferma industria automotriz, en momentos en que parece encaminada a aplicar despidos masivos o incluso a algunas bancarrotas.

La secretaria de prensa Dana Perino dijo que los fabricantes de automóviles deben dar muestras de que están dispuestos a tomar decisiones difíciles antes de reciban dinero de los contribuyentes.

La Casa Blanca ha estado insistiendo en que cualquier dinero para la industria deberá provenir de un fondo existente dedicado a la producción de automóviles más amistosos con el ambiente.

También quiere asegurarse de que antes de dar cualquier fondo, habrá buenas probabilidades de que los contribuyentes recuperarán su dinero.

Perino hizo las declaraciones, hoy sábado, antes de que el presidente George W. Bush partiera de Washington para asistir a un juego de fútbol estadounidense en Filadelfia, entre los equipos del Ejército y la Armada.

La Casa Blanca y los demócratas del Congreso están trabajando para proveerle aproximadamente 15,000 millones de dólares en préstamos a la vapuleada industria automotriz estadounidense.

Durante la víspera, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi cedió a la insistencia del presidente George W. Bush y dijo en un comunicado que la Cámara de Representantes contemplaría una iniciativa la semana próxima que le proporcione a la industria automotriz estadounidense "ayuda limitada a corto plazo" mientras se somete a "una reestructuración mayor".

"El Congreso insistirá que cualquier iniciativa de ley incluya una vigilancia rigurosa y permanente para garantizar que esté protegido el dinero de los contribuyentes y que los recursos se encaucen para asegurar la viabilidad y competitividad a largo plazo" de la industria automotriz estadounidense, indicó Pelosi en su comunicado.

El Senado también tiene programada una sesión la semana que viene para analizar las acciones de ayuda a las tres grandes automotrices de Detroit.

Varias autoridades de ambos partidos dijeron que un avance importante en el salvamento largamente estancado ocurrió cuando Pelosi cedió a la demanda de Bush de que la ayuda provenga de un fondo diseñado para la producción de automóviles más amistosos con el ambiente.

Pelosi, una demócrata por California, habló con el secretario de gobierno de la Casa Blanca Josh Bolten durante el viernes para informarle de su cambio de posición, agregaron.

Bush y los líderes legislativos utilizaron el viernes las últimas estadísticas del desempleo para lograr el respaldo del Capitolio al plan de rescate de General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC.

El mandatario insistió que la pérdida de 533,000 empleos en noviembre es una razón más para ayudar a esas empresas.

Además de los despidos de noviembre, GM anunció que en febrero recortará los turnos en sus fábricas de Lordstown, Ohio, Orion Township, Michigan y Oshawa en Canadá como resultado de la caída de sus ventas. Esto afectaba aproximadamente a unos 2,000 empleos, con lo que se suma un total de 11 mil.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes