Crisis financiera deprime a toda Europa

LONDRES (AP). Corre malos tiempos para los vendedores de lapiceras de mil dólares. O champaña, autos deportivos u orquídeas.

Pocos tienen ganas de hacer ostentación en la City, el distrito financiero de Londres, en medio de las convulsiones provocadas por la crisis financiera de Wall Street. Se han perdido miles de empleos, instituciones que parecían sólidas han desaparecido, corren los rumores... y nadie sabe cómo terminará.

La depresión ha descendido sobre la City, después de años de boom económico con bonificaciones de cientos de miles de dólares, almuerzos lujosos y fiestas con champaña.

"Priman dos emociones: la codicia y el miedo", dijo el ex analista bancario Geraint Anderson. "La gente piensa que se acabó la fiesta".

Y no se trata sólo de banqueros, agentes bursátiles y analistas, sino de las decenas de miles de personas cuyo trabajo depende de ellos. Unas 350.000 personas trabajan en los 2,6 kilómetros cuadrados de la City: el 60% en finanzas, el resto servicios de apoyo y otros negocios.

El terremoto financiero que comenzó en el mercado hipotecario de Estados Unidos ha provocado temblores en toda Europa.

España, cuya pujante economía fue otrora la envidia de Europa, contempla la turbulencia financiera con particular temor. Tras el colapso del sector de la construcción que alimentó una década larga de expansión económica, la economía española creció en el segundo trimestre apenas un 0,1%, sufre un desempleo del 10,7% y una inflación de casi el 5%.

"Hay mucha desconfianza, y ello se traduce en los mercados de valores en una gran volatilidad, y muchos rumores son alimentados por las noticias procedentes de Estados Unidos", afirmó el analista Oscar Moreno, de la firma corredora de valores madrileña Renta 4.

Otros países europeos están menos expuestos al riesgo. El colapso del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers causó escalofríos en el sector financiero europeo, pero podría ocasionar solamente pérdidas limitadas. La agencia de valoración de riesgos Standard & Poor's dijo que las pérdidas potenciales de los bancos y aseguradoras europeas a causa de la bancarrota de Lehman fueron "moderadas y manejables".

Empero incluso Francia _ donde la participación del estado en la economía ofrece cierta protección _ no es inmune al pesimismo. El ministro de Hacienda advirtió que será más difícil obtener hipotecas al restringir los bancos el crédito.

La economía británica es particularmente vulnerable, debido a la rápida deflación del precio de la vivienda, los elevados niveles de endeudamiento personal y la excesiva preponderancia del sector financiero y del servicio empresarial, que suman más de 6 millones de empleos, un quinto del mercado laboral en Gran Bretaña.

El colapso de Lehman Brothers podría costar la desaparición en Gran Bretaña de 5.000 empleos. La adquisición del HBOS será más penosa en lo referente a la reducción de la plantilla laboral. Y los cálculos sobre la desaparición de empleos en la City londinense el próximo año oscilan entre 25.000 a más de 100.000.

Por ahora, algunos confían en las augustas instituciones financieras de Gran Bretaña.

"Hasta que veamos el colapso de Lloyd's of London, no nos pondremos a temblar", dijo Alan Booth, que regenta una floristería a poca distancia de la empresa aseguradora, fundada hace 320 años.

Empero, Lehman Brothers era igualmente una institución. También lo era el Bank of Scotland, fundado hace 300 años, que se fusionó con el hipotecario Halifax en el 2001 y pasó a llamarte HBOS. Su venerable nombre desaparecerá ahora al ser adquirido por Lloyds TSB.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes