Crisis golpeará doble a Bolivia

LA PAZ (AP). La crisis financiera internacional parece golpear doblemente a Bolivia tras la decisión de Estados Unidos de cerrar sus mercados a textiles y manufacturas de este país, en momentos en que fueron suspendidas el miércoles las negociaciones políticas por la detención de un líder regional opositor.

La detención del dirigente cívico José Vaca en la localidad de Villamontes, acusado de sabotaje, provocó la suspensión del diálogo en busca de un acuerdo que permita pacificar Bolivia tras los incidentes de septiembre que provocaron 15 muertes.

El prefecto (gobernador) de Tarija, Mario Cossío, dijo que las negociaciones fueron suspendidas --aunque aclaró que "el diálogo no está roto"--, hasta que el gobierno otorgue garantías a los opositores.

Cossío exigió un pronunciamiento del presidente Evo Morales ante lo que calificó de reiteradas violaciones del gobierno al acuerdo de tregua que abrió las negociaciones.

El ministro del Gobierno Alfredo Rada justificó la detención de Vaca, acusado de ser el autor del ataque a un gasoducto durante las protestas en septiembre. "Toda acción terrorista tiene consecuencias legales y en este caso eso es lo que se está viendo", señaló.

Cossío dijo que las autoridades se comprometieron a no impulsar acciones judiciales como efecto de las recientes protestas y afirmó que Morales está rodeado de un "entorno radical" que busca romper el diálogo. Señaló al vicepresidente Alvaro García de promover una supuesta ruptura en las conversaciones en Cochabamba.

Por su parte, el presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Ernesto Antelo, dijo que "es una lástima que Bolivia pierda el ATPDEA, justo cuando debía asegurarse el mercado más grande del mundo (Estados Unidos), en la antesala de una crisis financiera a escala mundial".

El gobierno estadounidense propuso suspender a Bolivia del Sistema de Preferencias Arancelarias (ATPDEA) afirmando que no colaboró en la lucha antidrogas.

Hace casi tres semanas el gobierno del presidente Evo Morales expulsó al embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, lo que deterioró aún más las relaciones entre los dos países. Washington hizo lo propio con el representante boliviano.

El gobierno minimizó el impacto por la eventual pérdida de las preferencias arancelarias que se aplicarán a finales de octubre para los textiles y manufacturas puesto que las exportaciones de esos dos rubros alcanzaron a 63 millones de dólares en 2007, un 17% de las ventas a Estados Unidos, según dijo el canciller David Choquehuanca.

Para los empresarios, Estados Unidos representa el único mercado al que Bolivia exporta con valor agregado y el impacto de las ventajas comerciales permite mantener unos 25.000 empleos directos e indirectos que corren el riesgo de perderse, señaló el miércoles el presidente de la mayor patronal, Gabriel Dabdoub.

También el gobierno ha sido moderado a la hora de evaluar el impacto de la crisis financiera mundial porque según el ministro de Hacienda, Luis Alberto Arce, la economía boliviana no está sometida a la influencia del mercado de capitales. "El efecto será mínimo", dijo Arce.

Pero expertos indicaron que el precio del gas, los minerales y la soja, los tres principales productos de exportación, bajarán por el efecto del impacto. "Las economías de China e India reducirán su demanda de materia primas", según el analista Abraham Pérez, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz.

Un informe del Ministerio de Minería señaló que los precios del estaño y zinc comenzaron a descender. Merced a las buenas cotizaciones, el gobierno acumuló 7.121 millones de dólares en reservas internacionales hasta junio. Otro de los efectos según los analistas, será una reducción en las remesas que envían los bolivianos y que alcanzaron a 452 millones de dólares el primer semestre del año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes