Crisis impacta a vinos chilenos pero les abre oportunidad

SANTIAGO (AFP). La crisis financiera impactó a la industria del vino chileno, con una caída en el volumen exportado en 2008 de 9,6%, aunque también abrió la oportunidad a los productores locales de posicionar vinos de menor precio en un escenario de mayor austeridad, según expertos.

Chile exportó el año pasado 588 millones de litros de vino, que se comparan desfavorablemente con los 700 millones de litros de 2007, representando una baja de 9,6% por una disminución de las compras de sus principales clientes: Gran Bretaña y Estados Unidos.

La disminución en los envíos durante 2008 puso freno a una pujante industria, acostumbrada a crecer en torno al 10% en la última década.

El descenso está vinculado a una disminución mundial en el consumo de vinos, por el cierre de miles de restaurantes y centros de ventas.

También al sobrestock acumulado en los mercados mundiales, producto de las mayores compras que se registraron durante la primera mitad del año pasado, explicó a la AFP, Maximiliano Morales, director de la empresa marketing vitivinícola AndesWine.

"En Europa se inició un proceso de austeridad respecto al consumo de vinos en general, produciéndose un estancamiento no tan sólo del vino chileno, sino, de Francia, Argentina y Nueva Zelanda. Chile fue uno de los que menos reducción sufrió comparado con otros países", señaló.

"Los importadores habían adquirido volúmenes de vinos chilenos en grandes cantidades los meses anteriores y muchos de ellos suspendieron temporalmente la importación de más vinos en espera de sacar el stock en Inglaterra por ejemplo", agregó.

En un escenario de mayor austeridad, los vinos chilenos -que el país ha promocionado por años como 'buenos, bonitos y baratos', corren con ventaja frente a opciones más caras. "Chile es uno de los mejores países, sino, el mejor preparado para enfrentar la actual crisis debido a una constante innovación y mejora en la calidad de sus vinos a precios convenientes para el consumidor", dijo Maximiliano Morales.

"Lo que está pasando ahora es que la gente que consume vino no puede seguir pagando un alto precio y esta prefiriendo vinos más económicos", coincidió la ejecutiva de la agrupación Vinos de Chile, Janinne Olsen, en declaraciones a la AFP.

China, que aumentó su consumo de vino en un 70% en 2008, aparece también como un mercado interesante para los vinos chilenos.

"En China se consumen 0,3 litros de vino per cápita, lo que aún es poco. A pesar de eso, es un hecho que la clase media china está en ascenso y comenzará a adoptar costumbres occidentales y capitalizarán el consumo de vino durante este año y Chile tiene que tomar la delantera", sostuvo Maximiliano Morales.

En esta estrategia los vinos orgánicos -producidos sin químicos que afectan su sabor y que lentamente comienzan a abrirse paso en Chile-, aparecen también como una buena opción.

Con cerca de 3,000 hectáreas plantadas a lo largo del país, unas 15 viñas apuestan por convertir a Chile en uno de los principales mercados mundiales en la producción del vino orgánico que se ofrece al mismo precio que los tradicionales.

El principal productor chileno es Emiliana, la primera viña 100% orgánica de Chile, que en 2008 exportó 2 millones de litros.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes