Cuba busca cubrir y diversificar mercado azucarero

LA HABANA (AP). Seis años después de una reestructuración drástica de la industria azucarera que redujo a la mitad los ingenios, Cuba espera cubrir la demanda interna de ese mercado en 2009.

Paralelamente trabaja en lograr una diversificación del sector para mejorar su aprovechamiento y disminuir importaciones, dijeron hoy miércoles funcionarios y expertos en conferencia de prensa.

"Vamos a cubrir el mercado interno, vamos a exportar y a diversificar, esa es la línea", afirmó el viceministro del Ministerio del Azúcar, Juan Godefoy.

Señaló que la cosecha de 2008 registró un incremento del 28%, equivalente a 1,5 millones de toneladas según estadísticas de la Oficina Nacional de Estadística, en comparación con el año anterior que alcanzó 1,2 millones

"En el próximo año satisfaremos toda la necesidad nacional", expresó.

La isla comenzó en 2002 una reestructuración de la industria que en los años 80 había producido hasta ocho millones de toneladas del dulce, pero a costa de la desforestación, la contaminación y la escasa rentabilidad sea por el elevado costo de producción local como por el bajo precio internacional que se pagaba.

En ese momento se contaba con 156 centrales y de ellos quedan ahora 61, comentó Godefoy. Sin embargo, no todos se usan a la vez, por lo que en esta zafra molieron 42. Paralelamente 11 de ellos fueron desmontados y transferidos a Venezuela.

Dos terceras partes de la tierra dedicadas a plantar caña fue reconvertida para producir alimentos, reinstalar parques forestales o fundar fincas ganaderas, explicó Liobel Pérez, funcionario del Ministerio del Azúcar. De los 2 millones de hectáreas cañeras ahora hay unas 750.000.

Además se logró elevar el rendimiento, que llegó a caer a 22 toneladas por hectárea para obtener este año 40 toneladas por hectárea.

En cuanto a diversificar los productos de la caña se trabaja en unos 80 derivados que van desde la producción de alcohol y forraje hasta la fabricación de tableros.

Uno de los asuntos más polémicos es precisamente el alcohol, pues Cuba expresó su desacuerdo con la generación de combustibles a partir de alimentos.

Sin embargo, el director Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar, Luis Gálvez, indicó que la isla no se opone en sí a la fabricación de alcoholes siempre y cuando esta industria no compita con los alimentos en momentos en que hay una crisis mundial de comida por los precios alcanzados por los granos que se usan para generar gasolina.

Señaló que Cuba produce 100 millones de litros anuales de alcohol para bebidas o medicinas.

Cuba será sede del X Congreso Internacional sobre Azúcar y Derivados que sesionará del 14 al 17 de octubre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes