Cuba abre debate popular ante reformas económicas de Castro

ETIQUETAS

LA HABANA ( AFP). Los cubanos empezaron este miércoles a discutir en reuniones en sus trabajos o en plena calle en cada barrio las reformas económicas propuestas por el Gobierno de Raúl Castro, en un proceso masivo de tres meses que busca que el aval popular a las medidas.

Convocado por el presidente, el debate popular se realiza en medio de una intensa campaña de promoción de las medidas con miras al VI Congreso del gobernante Partido Comunista (PCC, único), el primero desde 1997, que se celebrará en abril con un retraso de nueve años.

" El pueblo es el que decide", tituló en primera plana el diario del PCC, Granma, al llamar a la población a exponer su " criterio, sin cortapisas, discrepando", pero " dentro del seno de la Revolución", porque " lo que está en juego es el futuro" del país.

El punto de partida de la discusión es un documento de 32 páginas con 291 temas considerados urgentes por Raúl Castro para sacar a la isla de la postración económica y evitar que colapse la revolución, enfrentada a la inevitable muerte de sus líderes históricos, que rondan los 80 años.

El Gobierno apuesta por cambiar, sin girar al capitalismo, el modelo centralizado -heredado de la ex Unión Soviética- de un Estado que controla 90% de la economía, desmontar el paternalismo entronizado desde el triunfo de la revolución en 1959 que llevó al poder a Fidel Castro, y poner al país a producir.

El plan incluye medidas de recorte de empleos en el Estado -500,000 hasta marzo del más de un millón previsto-, la apertura a la iniciativa privada y al capital extranjero, la descentralización de la gestión económica, la flexibilización del comercio, la eliminación de subsidios y el pago de impuestos.

Apelando a la unidad en el PCC y el país, el general Raúl Castro, de 79 años, sostiene que en el proyecto están " las ideas" de su hermano Fidel, quien le cedió el mando en julio de 2006 cuando enfermó aunque sigue siendo el primer secretario del PCC.

Hace unos días el ex gobernante, de 84 años, se dijo satisfecho porque el país " está marchando", con " desafíos por delante", y evocó un histórico discurso en el que hace cinco años llamó a corregir " errores" para evitar la "autodestrucción" del sistema político cubano.

Desafíos enormes en un país que importa el 80% de los alimentos, donde el 50% de la tierra está sin cultivar mientras las cosechas se pierden porque no se recogen; donde hay 8,000 albañiles y 12,000 personas vigilándolos para que no se roben el cemento o la pintura, al tiempo que centenares de casas están levantadas con rieles robados de la vía férrea.

Encabezada por Granma, la prensa cubana multiplicó sus llamados al debate pidiendo un " cambio de mentalidad" para erradicar el " síndrome del pichón", donde " papá Estado" está obligado a resolver todo.

" Comenzamos a vivir el proceso de destrucción de la estatización de la sociedad", expresó el influyente cineasta Alfredo Guevara, amigo de Fidel desde la juventud.

Los cubanos reclaman cambios: mejores salarios -el promedio es de 17 dólares-, más comida, transporte y vivienda, pero no quieren perder subsidios como la " libreta", por la que reciben una cuota de alimentos a precios ínfimos pero que no llega a las dos semanas ni incluye muchos productos básicos.

" A eso nos han acostumbrado. No es culpa de uno. Esperamos que los cambios sean para bien del pueblo. Aunque con duda por los impuestos y los controles que veo venir, voy a abrir mi propio paladar", dijo a la AFP Javier, mesero de uno de esos pequeños restaurantes privados.

Para la gente el interés está centrado en la concesión de unas 250,000 licencias para pequeños negocios -más de 81,000 ya las solicitaron- y en la flexibilización de la compraventa de casas, prohibida en Cuba.

" No hay reforma, es una actualización del modelo económico. Nadie piense que vamos a ceder la propiedad", dijo el ministro de Economía, Marino Murillo.

Raúl Castro sostiene que el modelo se " actualiza" sin copiar patrones de otros países, descartando alusiones a una vía a la China o Vietnam, pero su programa busca oxígeno en las alianzas con la Venezuela de Hugo Chávez y el gigante asiático.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes