Cubanos pagan energía barata por subsidio

LA HABANA (AP). Los cubanos pagan 22 veces menos de lo que deberían por su factura de energía eléctrica, informaron el miércoles fuentes oficiales.

El sector residencial cubano, con 3,2 millones de clientes, consume el 46,1% de la corriente entregada por el Sistema Energético Nacional, indicó un reporte del periódico Oficial Granma, órgano de difusión del gobernante Partido Comunista.

Destacó que en fechas recientes y precisamente debido a la subvención estatal las familias cubanas no sintieron el impacto de la crisis mundial por el aumento del precio del petróleo que rebasó esta semana el costo de 140 dólares el barril.

"De no ser por la subvención asumida por el Estado, la factura mensual de cada familia sería en estos momentos 22 veces mayor", indicó el rotativo.

Agregó que durante el primer trimestre de este año, el importe abonado en promedio de los hogares fue de 32,22 pesos cubanos (1,5 dólares); ello indica que la media a pagar hubiera sido de 708 pesos (33 dólares).

Cuba tiene una facturación diferenciada que disminuye el subsidio a los grupos de consumidores con más de 300 kilovatios por hora de consumo mensual, como una forma de estimular el ahorro.

Muchos países en América Latina tienen subsidios en la entrega de electricidad para proteger a los sectores más vulnerables de la población o de bajos ingresos.

El salario promedio en la isla es de 408 pesos cubanos (unos 19 dólares) pero muchos reciben estímulos en pesos convertibles --CUC--, una moneda local que se equipara al dólar.

Otra presión para el sector es el incremento de las electrificaciones de casas o las nuevas edificaciones. Entre 2007 y 2008 aumentaron unas 100.000 viviendas.

En 2005 las autoridades lanzaron un programa intensivo de racionalización que incluyó el cambio de todos los bombillos incandescentes por otros de los llamados ahorradores, reemplazo de electrodomésticos antiguos y aumentos de las tarifas.

Paralelamente, en la generación de energía se pusieron en marcha cientos de pequeños plantas, quitándole protagonismo a las enormes centrales termoeléctricas de la era soviética. Mientras se realizaron importantes inversiones en la red de distribución, donde se producían importantes pérdidas.

"Actualmente el conflicto no está en el déficit de generación, recordemos la crisis del 2004 con masivos y prolongados apagones, el problema presente y perspectivo estriba en la racionalidad con que tanto entidades estatales como consumidores residenciales emplean la electricidad", manifestó Granma.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes