Demócratas y Obama piden aprobar plan de rescate

WASHINGTON (AP). La conducción demócrata del Senado pidió para el jueves por la tarde una votación sobre los 14,000 millones de dólares de entrega inicial a fin de rescatar a las tres firmas automotrices de Detroit, mientras que la Casa Blanca ejerció presiones entre los legisladores indecisos o contrarios al plan, por considerar que la economía no aguantaría nuevos despidos masivos.

A esas voces se sumó la del presidente electo Barack Obama, quien pidió la aprobación del plan.

"Ya hemos bailado lo suficiente a este compás", dijo el líder de la mayoría demócrata en la cámara alta, Harry Reid. Agregó esperar que sean sometidas a votación dentro de unas horas dos proyectos de ley, uno respaldado por los demócratas y la casa Blanca y otro por los republicanos.

De no ser así, agregó Reid, los senadores realizarán una votación de prueba el viernes por la mañana para lograr una definitiva en unos días.

Pese a la oposición al plan de rescate de muchos republicanos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca Dana Perino dijo que el presidente George W. Bush y otros funcionarios gubernamentales intentará convencer el jueves por todos los medios a los senadores renuentes.

Perino, que habló poco después que el Departamento del Trabajo informara que las nuevas solicitudes de beneficios por seguro de desempleo fueron las más elevadas en 26 años, dijo Perino a los periodistas. "No creemos que la economía pueda aguantarlo".

Empero, el plan no es cosa hecha, ya que el Congreso recela de nuevos planes de rescate, y el secretario de prensa adjunto de la Casa Blanca Tony Fratto reconoció que "hay que explicar ciertas cosas".

Los republicanos se oponen directamente al plan de Bush, por considerar que cualquier respaldo a la industria automotriz nacional debería implicar concesiones significativas del sindicato UAW y los acreedores, además de rechazar en endurecimiento de las normas anticontaminantes impuestas por los representantes demócratas.

Obama dijo que el gobierno no puede permanecer impasible mientras se desmorona la industria, por considerar que tendría "un efecto concatenante devastador" en la economía .

El presidente electo dijo el jueves a los periodistas en Chicago que comprende la "ira y frustración" creada por las firmas de Detroit, y agregó que los directivos de esas empresas no reaccionaron con premura para cambiar.

Empero, Obama dijo que el gobierno debería brindar ayuda a corto plazo para evitar el colapso de esas empresas, al mismo tiempo que las responsabiliza y protege los intereses de los contribuyentes.

Según Obama, el plan considerado por el Congreso es un "paso adelante".

La Cámara de Representantes aprobó el plan el miércoles por la noche por votación de 237 a 170 para inyectar liquidez dentro de unos días en la General Motors Corp., Chrysler LLC. y Ford Motor Co.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes