Deuda petrolera venezolana amenaza con detener operaciones

CARACAS (AP). La empresa petrolera estatal de Venezuela debe miles de millones de dólares a cientos de contratistas petroleros desde Oklahoma, en Estados Unidos, hasta Bielorrusia, pero ello no ha impedido al presidente Hugo Chávez usarla para recaudar los fondos que requieren sus programas sociales.

La empresa Petróleos de Venezuela SA, o PDVSA, informó que sus cuentas impagas ascendieron un 39% durante los primeros nueve meses del año pasado, llegando a los 7,860 millones de dólares en septiembre.

Esa deuda llegó a tal nivel en la época en que el petróleo se vendía a unos 100 dólares por barril. Los precios han caído a más de la mitad de sus niveles en septiembre, lo cual ha llevado a PDVSA a renegociar algunos contratos.

Los analistas dicen que las tácticas coercitivas para renegociar deudas con importantes proveedores podrían tener como consecuencia la reducción de la producción venezolana. Y los mercados de deuda internacionales están reflejando la dudas sobre las finanzas del gobierno venezolano en respuesta a los pagos pendientes, la baja en los precios del crudo y un referendo próximo, que podría retirar las barreras a la reelección de Chávez.

Las empresas que realizan perforaciones, asesoría y otros servicios, ya han dicho que están deteniendo sus operaciones debido a la deuda de PDVSA. La firma con sede en Tulsa, Oklahoma, indicó que detendrá otras tres plataformas para fines de febrero y el resto para fines de julio, si PDVSA no empieza a pagar una deuda que ubica en casi 100 millones de dólares.

La firma Ensco International Inc., de Dallas, dijo por su parte que suspendería operaciones en una plataforma ante la costa caribeña de Venezuela porque se le deben 35 millones de dólares, lo cual hizo que PDVSA asumiera las operaciones.

Y la compañía Belgazstroy, de Bielorrusia, ha detenido las operaciones en las redes de gas en el oeste de Venezuela debido a la falta de pagos, informó el embajador de Venezuela ante Bielorrusia, Américo Díaz Nuñez, en declaraciones a la agencia de prensa rusa RIA-Novosti, al señalar que otros dos contratos en el país se encontraban también en peligro.

Greg Priddy, analista petrolero de la firma Eurasia Group, en Washington, estimó que dentro de un año, la producción caería otros 100,000 barriles, para ubicarse en 150,000 si se detienen las perforaciones, lo cual equivaldría a cinco millones de dólares en cuanto a ingresos diarios, incluso ante la caída actual de precios.

PDVSA dijo en una declaración que los proveedores incrementaron los precios hasta en un 40% cuando el crudo se cotizaba alto. Además, sus funcionarios dijeron que solamente el ministro del Petróleo, Rafael Ramirez, estaba capacitado para hablar de la deuda con los proveedores. La sede de PDVSA no respondió a un pedido para entrevistarse con Ramírez, pero este había dicho previamente que la empresa cumpliría con sus compromisos.

Los ingresos netos por concepto del petróleo de Venezuela se dispararon un 225% durante los primeros nueve meses del 2008, permitiéndole a PDVSA el acumular 10,800 millones de dólares en un fondo de inversión administrado por el gobierno, que sería invertido en infraestructura, agricultura y otros proyectos.

Chávez ha cobrado una gran popularidad al emplear la vasta riqueza del petróleo para ayudar a los pobres. También se encuentra en medio de una campaña con miras al referendo del 15 de febrero, que eliminaría las restricciones a la reelección de funcionarios, lo que le permitiría reelegirse de manera indefinida.

"El gobierno está fijando sus prioridades" en cuando al uso del dinero, dijo RoseAnne Franco, jefa de analistas de la firma PFC Energy, con sede en Washington.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes