EEUU: Pese a buenas cifras, políticos se atacan

ETIQUETAS

El gobierno estadounidense difundió el jueves cifras excelentes sobre el mercado laboral en junio que serían motivo de satisfacción: La tasa de desempleo cayó a 6,1%, la más baja en seis años, y la contratación cumplió cinco meses de crecimiento constante. Sin embargo, los políticos intercambian ataques de cara a las elecciones legislativas y la gente sigue percibiendo su situación como mala.

"A la hora de votar, la percepción económica siempre se impondrá sobre lo que digan las estadísticas económicas", dijo el encuestador republicano Whit Ayres.

De hecho, después de cinco meses de un crecimiento estable del empleo y tras tocar el desempleo un mínimo de seis años, la reacción en Washington el jueves fue colectiva: "Sí, pero...".

Incluso el presidente Barack Obama, quien estaría deseoso de adjudicarse el crédito de una economía en vías de recuperación, se sintió obligado a decir que no es momento de lanzar las campanas al vuelo, sin importar los 288.000 empleos creados en junio, la tasa de desempleo de 6,1% y el ritmo de crecimiento del empleo más rápido desde 1999.

"Aunque se ha logrado un avance importante, todavía hay gente con problemas", dijo Obama el jueves. "No hemos visto todavía el aumento en los ingresos y los salarios que nos gustaría ver. Mucha gente todavía trata de salir de los problemas que surgieron de la Gran Recesión", agregó.

"El número oculta la debilidad estructural que persiste en el mercado laboral de Estados Unidos", opinó Lindsey Piegza, economista jefe de la correduría Sterne Agee.

"Incluso si viéramos crecer cada mes la tasa de empleo de junio a partir de ahora, todavía no tendríamos la misma salud del mercado laboral durante dos años y medio", dijo Heidi Shierholz, del liberal Economic Policy Institute (Instituto de Política Económica).

Más importante aún, más allá de esas estadísticas, es la percepción pública de la economía.

Una encuesta de The Associated Press-GfK realizada en mayo, halló que el porcentaje de encuestados que calificó a la economía de "buena" se situó en el 34%, mientras que el 65% la describió de pobre. Esas cifras son casi las mismas de las de todo el año, aunque ligeramente por encima de donde estaban en octubre, cuando ocurrió el llamado cierre parcial del gobierno. Pocos esperan una mejora en la economía durante los próximos 12 meses, y más creen que empeore.

Las percepciones tienen un matiz partidista, también.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes