EIA: Petróleo no bajará de 100 dólares en 2009

WASHINGTON (AP). Los precios del petróleo no bajarán de los 100 dólares el barril el próximo año y en Estados Unidos la gasolina tampoco muy inferior a su actual nivel de más de 4 dólares el galón (1,06 dólares el litro), dijo el miércoles el Departamento de Energía en un informe al Congreso.

"Reconocemos que los precios del crudo son tremendamente inciertos y su trayectoria futura tienen un gran efecto en la oferta y demanda de energía", dijo Guy Caruso, director de la Administración de Información de Energía (EIA o Energy Information Administration).

En una audiencia ante un comité especial de la Cámara de Representantes, Caruso indicó que el precio del barril de crudo tendría un promedio de 126 dólares en 2009, 4 dólares mayor que este año, mientras que la oferta y demanda se mantendrán igualmente en alto nivel.

Adam Sieminski, economista para asuntos energéticos de Deutsche Bank, uno de los invitados a la audiencia, dijo que "el mundo no está agotando sus recursos sino que hay riesgos acumulados de continuar la expansión de la producción de fuentes convencionales".

"Para mitigar esos riesgos, se requiere expandir todas las fuentes de energía económica, entre ellas la nuclear, carbón, renovables y no convencionales", dijo Sieminski indicando que sus cálculos promedian un costo de 105 dólares el barril el próximo año aunque con "fuerte riesgo de ser mayor".

Sugirió que en Estados Unidos se empiece a alentar políticas para "moderar la creciente demanda de energía mediante el incremento de la eficiencia en el transporte público y el consumo residencial, comercial e industrial".

Según Caruso, en el mercado estadounidense la gasolina llegará a un promedio de 4,15 dólares el galón en agosto, pero no se esperaba un descenso grande a partir de allí. La EIA pronostica que el precio promedio en 2009 sería de alrededor de 3,92 dólares.

"Pronosticar el futuro de los precios del petróleo y gasolina es entrar en la incertidumbre cuando hay mercados globales volátiles", dijo ante el comité especial de independencia energética y calentamiento global.

Según EIA, una dependencia del Departamento de Energía, el combustible caro ha alterado los planes de viaje de millares de familias en el actual verano en Estados Unidos, pero no en número suficiente como para presionar una baja de precios.

Indicó, sin embargo, que se proyectaba un descenso a 86 dólares el barril recién en 2010, pero que luego se incrementaría a 107 dólares hacia el 2015.

En parte ello se debe a que los estadounidenses estaban empezando a comprar carros más económicos y abandonar las unidades enormes, de hasta 8 cilindros, que circulan mayoritariamente en la nación.

Caruso dijo que también los reguladores requerían actuar internamente con los mercados de futuro del petróleo con algún tipo de regulación para darles más transparencia, entre los cuales se encuentran la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes