EU: Alcanzan acuerdo tentativo sobre industria automotriz

WASHINGTON (AP). La Casa Blanca y los líderes demócratas del Congreso llegaron, ayer martes, a un acuerdo tentativo para un rescate de los fabricantes de automóviles por 15,000 millones de dólares, en el que el gobierno tendría poderes extraordinarios en la reestructuración de esa industria.

Pero el rescate aún enfrenta obstáculos entre los republicanos, que expresaron preocupación.

Asistentes del Congreso y un alto funcionario del gobierno indicaron que el acuerdo propuesto agilizaría la entrega de los préstamos a los afligidos fabricantes de automóviles de Detroit, y crearía el cargo de un "zar automovilístico" a ser designado por el presidente George W. Bush, el cual se encargaría de la reestructuración de la industria.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no estaban autorizados a anunciar los avances.

El Congreso podría votar sobre el plan el miércoles y el dinero podría ser entregado en unos días.

Se logró un gran avance cuando los negociadores alcanzaron una solución negociada que requeriría que el "zar" revoque los préstamos y niegue más ayuda federal a las empresas que no lleguen a un acuerdo con los sindicatos, los acreedores y otros a fin de garantizar su supervivencia hasta después de marzo.

Si los préstamos son revocados las compañías se verían obligadas a solicitar protección gubernamental por bancarrota.

"Se ha logrado un gran progreso en una legislación automotriz que protegerá a los contribuyentes y garantizará que el financiamiento a corto plazo sólo sea puesto a disposición de las empresas dispuestas a ser sometidas a una drástica reestructuración, necesaria para ser viables y competitivas", indicó Dana Perino, secretaria de prensa de la Casa Blanca el martes por la noche.

Los asistentes legislativos seguían trabajando hasta muy avanzada la noche para ajustar los detalles del acuerdo. Podría enfrentar mayores obstáculos por parte de los legisladores republicanos, que se mantienen escépticos ante el plan negociado por la Casa Blanca.

Un grupo de conservadores encabezados por el senador republicano John Ensign amenazaron con bloquear la medida.

Otro obstáculo es la la negativa de los demócratas a eliminar algunas frases, a las que la Casa Blanca se opone vehementemente, que obligarían a los fabricantes automotrices a cancelar demandas judiciales contra los estrictos límites a la emisión de gases en California y otros estados.

Esa medida "mata el acuerdo", indicó Dan Meyer, el principal cabildero de Bush.

Algunos líderes demócratas reconocieron, ayer martes, que prevén que la cláusula sería desechada.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes