Estados de EU analizan privatizar la venta de licores

SEATTLE ( AP). Miles de cajas de whisky, vodka y ron son transportadas por una red de cinco kilómetros (3 millas) de poleas sin fin en un enorme centro industrial estatal en el sur de Seattle, único lugar que puede abastecer a los comercios que venden licores en el estado de Washington.

Los 23,000 metros cuadrados (250,000 pies cuadrados) de almacén son el centro de distribución al que llega todo el licor importado por el estado, que lo procesa y envía finalmente a los 315 comercios minoristas estatales y los que tienen un contrato especial de venta con el estado, únicos lugares en los que los residentes de Washington pueden adquirir bebidas alcohólicas fuertes para consumo privado.

Mientras los estados se afanan por taponar los elevados déficit presupuestarios, muchos de ellos buscan la oportunidad de aumentar sus ingresos fiscales y Washington es uno de los pocos que analiza seriamente la posibilidad de privatizar la venta de licores para recuperar los números negros en sus finanzas.

Algunos legisladores quieren vender el centro de distribución _ lo que aportaría al estado unos 33 millones de dólares _ y dejar que el sector privado se haga cargo de la venta y distribución, que según algunos produciría beneficios adicionales a largo plazo.

" Creo que no es una función esencial del gobierno", comentó el senador demócrata Rodney Tom. "Es una operación detallista. Las empresas privadas pueden hacerlo tan bien o mejor" que el estado.

Tom ha presentado un proyecto de ley que extraería completamente al estado de Washington de la venta y distribución de licores como, por ejemplo, California.

" Cuando los estados se afanan por encontrar ingresos, con frecuencia renace la idea de privatizar" la venta de licores, dijo Steven Schmidt, vocero de la Asociación Nacional para el Control de Bebidas Alcohólicas, un grupo con sede en la ciudad de Alexandria, en Virginia, que representa a los estados con monopolio en la venta y distribución de licores y bebidas alcohólicas de alto grado.

" Este año estamos viendo más gestiones para privatizar que en los últimos tiempos", agregó.

En Virginia, que encara este año un déficit de 2,000 millones de dólares, el nuevo gobernador republicano Bob McDonnell basó en parte su campaña en la promesa de privatizar la venta estatal de licores como medio de recaudar fondos para el sistema de transporte.

Misisipí, Vermont y Carolina del Norte contemplan proyectos de ley parecidos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes