EU colapsa el año próximo, según estudioso ruso

MOSCU (AP). De creerle a Igor Panarin, como pretende el Kremlin, el presidente Barack Obama impondrá este año la ley marcial, Estados Unidos se dividirá en seis países antes de 2011 y Rusia y China serán la columna vertebral de un nuevo orden mundial.

Sería fácil descartar estas previsiones, si no fuera que Panarin es el decano de la escuela de diplomacia del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso y una presencia habitual en las televisoras estatales. Además, sus pronósticos se corresponden con la línea antinorteamericana del Kremlin.

"Existe una alta probabilidad de que el colapso de Estados Unidos se produzca para 2010", dijo Panarin a decenas de estudiantes, profesores y diplomáticos el martes en la Academia Diplomática, en una conferencia a la cual el ministerio invitó enfáticamente a The Associated Press y otros medios extranjeros.

El vaticinio de Panarin, un ex vocero de la Agencia Espacial Rusa y, se dice, un ex analista de la KGB, está en línea con la visión negativa de Estados Unidos que propala desde hace varios años el Kremlin y en particular el ex presidente Vladimir Putin.

Putin, ahora primer ministro, ha equiparado Estados Unidos con la Alemania nazi y atribuye a Washington la crisis financiera global que ha vapuleado la economía rusa.

Panarin no dijo en qué se basa concretamente su análisis: citó diarios, revistas y otras fuentes del dominio público.

También señaló que viene pronosticando la muerte del país más rico del mundo desde hace más de un decenio, pero que los trastornos económicos recientes en Estados Unidos y otros "fenómenos sociales y culturales" le permitieron establecer un cronograma para "El Fin".

Para Panarin, el "fin" de Estados Unidos será el momento en que se dividirá en seis regiones autónomas y Alaska volverá a la soberanía rusa.

Panarin sostuvo que los estadounidenses sufren una decadencia moral y que su estrés psicológico se evidencia en sucesos como las matanzas en las escuelas, la magnitud de la población carcelaria y el número de hombres homosexuales.

Con respecto a los problemas económicos, citó el derrumbe de los índices bursátiles, la caída del Producto Interno Bruto y el rescate del gigante bancario Citigroup como pruebas de que la dominación estadounidense de los mercados globales ha llegado a su fin.

"Estuve allí recientemente y las cosas distan de andar bien", dijo. "Lo que ha sucedido es el derrumbe del sueño estadounidense".

Panarin insistió que no deseaba el derrumbe de Estados Unidos, pero pronosticó que Rusia y China saldrían fortalecidos de la crisis económica y que deberían colaborar, incluso para crear una moneda que reemplace al dólar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes